Los incendios de los últimos dos días arrasan más de 1.000 hectáreas

|

Los incendios que están asolando Galicia en los últimos dos días han arrasado ya más de 1.000 hectáreas de monte. En total son una decena de fuegos a los que los medios de la Xunta y efectivos de emergencia se están enfrentando en toda Galicia.
Según el último parte proporcionado por la Consellería de Medio Rural, al cierre de esta edición, permanecía activo el fuego que afectaba a 300 hectáreas en Chandrexa de Queixa (Ourense). Mientras, están estabilizados los grandes fuegos que afectaban a Castro Caldelas y Monterrei (Ourense), que arrasaron por ahora 250 y 350 hectáreas, respectivamente, y también el de Porto de Son (A Coruña), que quemó 20 hectáreas.
La buena noticia llegó de los frentes de Cervantes (Lugo), A Pobra de Trives, Montederramo (Ourense), Carballedo (Lugo) y Palas (Lugo) en los que la superficie quemada ascendió a 67, 20, 42, 20 y 34 hectáreas, respectivamente, según los datos proporcionados por la Consellería de Medio Rural, y que ayer a última hora estaban controlados.
Por último, los incendios de Guntín (Lugo), Celanova (Ourense) y Gondomar (Pontevedra) quedaron extinguidos a lo largo del día de ayer tras arrasar 23, 16 y 38,94 hectáreas, respecivamente.
Las jornadas del 21 y 22 de agosto fueron “los peores días del año” a nivel incendios en Galicia, con 98 fuegos –tras 200 alertas– en “zonas históricamente incendiarias” como la comarca de Valdeorras y el distrito de Verín. Así lo expuso ayer la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, quien llamó la atención sobre que existen “muchos problemas de agua” en estas zonas por la sequía, lo que “dificulta” las labores.
A preguntas de los medios en Santiago, explicó que se trabaja para que haya “cisternas cogiendo agua de los ríos para llenar los puntos esparcidos por el territorio para que puedan cargar las motobombas”. Sobre este punto, Ángeles Vázquez indicó que los alcaldes le trasladan esa preocupación por “la falta de agua”.
Además, estos fuegos se produjeron en dos días con temperaturas que “eran históricas”, con una humedad “bajísima”, viento y en zonas “inaccesibles” que “dificultaban” la acción del operativo. Al respecto, lamentó que “se busca hacer la zancadilla” a los trabajadores que luchan contra el fuego e hizo hincapié en que muchos de los incendios se inician también durante la noche.

Llamamiento de los regidores
Por su parte, alcaldes de varios municipios ourensanos afectados por las llamas reclamaron medidas especiales para evitar que se reproduzcan situaciones como las vividas a lo largo de la pasada madrugada, en la que las llamas llevaron a plantear la evacuación de varias localidades.
Entre las propuestas señalan la puesta en marcha de un operativo para la provincia que tenga en cuenta sus características especiales (vegetación más seca y mayores temperaturas); políticas que incidan en la prevención, así como un aumento de la presión sobre los incendiarios. l

Los incendios de los últimos dos días arrasan más de 1.000 hectáreas