La ordenanza de ruidos para permitir música ambiental en los bares ya está lista

Reunión celebrada ayer con hosteleros y vecinos para explicar la nueva ordenanza de ruidos

Las cafeterías y restaurantes de la ciudad podrán tener música ambiental. El Ayuntamiento, en una junta de gobierno extraordinaria, aprobó ayer la nueva ordenanza para la prevención contra la contaminación acústica de la ciudad, que sustituirá a la normativa de ruidos de 1997, en la que se penalizaba el hecho de que los bares tuviesen la televisión encendida.
El texto se llevará al pleno del próximo lunes para su aprobación inicial, y el gobierno local calcula que entrará en vigor en primavera. La norma da cumplimiento a una vieja demanda de los hosteleros, ya que, una vez sea efectiva, todos los bares y cafeterías del grupo I podrán tener música ambiental y la televisión encendida, incluidos los canales musicales, siempre que se cumplan las condiciones genéricas para cada tipo de local, y que se garantice el descanso de los vecinos.
En la ordenanza se clasifican  las actividades hosteleras en diferentes grupos, con el fin de establecer las medidas de insonorización que deberá cumplir cada local. Como novedad, se divide el grupo 1 (restaurante, bar y café bar, cafetería y salón de banquetes) en dos subgrupos: el A, en el que no podrán tener equipos de reproducción o amplificación sonora, aunque sí aparatos de televisión hasta 75 decibelios, y el B, en el que se permiten sistemas tipo hilo musical o aparatos de televisión, también con niveles hasta 75 decibelios.
También se elimina el grupo 5 (barras americanas), que pasan a incorporarse al grupo 4 como “instalaciones especiales”. Se establece una distancia de 25 metros entre cada pub, que conforman el grupo 2, y de 100 metros en el caso de discotecas, incluidas en el grupo 4. De acuerdo con el nuevo Plan General, podrá haber más de una cafetería en un mismo edificio.
Los locales que ya cuenten con licencia no necesitarán hacer reformas para adaptarse a la norma. Tal y como señaló ayer el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, se respetan las licencias concedidas y se obliga a los nuevos locales a adaptarse a la norma. Siempre que se respeten los parámetros establecidos.

control
Fernández Prado destacó, como novedad, la incorporación en la ordenanza de la posibilidad de contratar empresas privadas para realizar las mediciones de ruidos. Según el teniente de alcalde, en la actualidad, solo un determinado número de Policías Locales manejan los aparatos necesarios para hacer las mediciones, lo que limita la vigilancia en los establecimientos. Con la norma, el gobierno local pretende recurrir a empresas “reconocidas que avala la Consellería de Industria para hacer todos los controles”, aunque la tramitación administrativa sea una cuestión del Ayuntamiento.
Este hecho llamó la atención ayer del PSOE, que tiene intención de preguntar al ejecutivo municipal “el motivo que justifica que personal de empresas privadas pueda asumir la competencia de controlar el nivel acústico de los establecimientos”, en lugar de funcionarios.

La ordenanza de ruidos para permitir música ambiental en los bares ya está lista

Te puede interesar