La Xunta completa su plan para el acceso de los autobuses metropolitanos pese a las múltiples trabas que puso el Ayuntamiento

El delegado de la Xunta, Ovidio Rodeiro, viajó ayer desde Betanzos para estrenar la nueva parada de la ruta | javier alborés
|

La Consellería de Infraestruturas e Vivenda completó ayer, tras dos largos años de trámites y negociaciones con el Ayuntamiento, su Plan de Accesibilidad de los autobuses interurbanos al centro de A Coruña con la incorporación de las nueva parada de Entrejardines en el itinerario de siete líneas procedentes de Betanzos, Miño, Ferrol y Ordes. Con este hito, la Xunta cerró un proyecto complejo que según sus previsiones iniciales debería haberse acabado un año antes, un plazo que fue imposible cumplir debido a las trabas del Consistorio que fueron denunciando a lo largo de todo el proceso.


El delegado de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, anunció ayer que el Ejecutivo autonómico seguirá trabajando en intentar mejorar el programa de acceso del transporte público metropolitano al centro si bien, al apearse del autobús que viajaba desde Betanzos en la parada de Entrejardines, destacó la importancia de dar por finalizada la etapa de la incorporación paulatina de los autobuses a la circulación urbana. Y es que la Consellería de Infraestruturas que dirige Ethel Vázquez logró poner punto y aparte a una iniciativa que tenía previsto tener en funcionamiento mucho antes.

En concreto, en verano de 2016 ya se anunciaba la implementación del proyecto a partir de principios de 2017 pero ese calendario se topó con unos tiempos diferentes en el Palacio Municipal de María Pita, desde donde fueron surgiendo distintas cuestiones. Por ejemplo, aunque la Xunta tenía pensado estrenar tanto la parada de Entrejardines como la de la plaza de Pontevedra antes de que acabase 2017, al final tuvo que conformarse con lanzar una sola fase ya que la Marea puso reparos a que llegasen más rutas de la comarca antes de la pasada Navidad.
Esta última fase, inaugurada ayer, quería unificarse con la tercera por abarcar solo 16 líneas en total pero el Gobierno local tampoco estuvo de acuerdo. Quizá una de las polémicas más sonadas fue la de la creación de la marquesina de Entrejardines, para la que la Marea retrasó durante varios meses la concesión de licencia de obra a la Xunta. Incluso justo cuando se iban a empezar los trabajos, el Ayuntamiento decidió afrontar una actuación en la red de abastecimiento en esa calle.

Una veintena de municipios
También se aludió a la posible afección al tráfico rodado algo que, según el delegado, como recogían “os estudos previos, non ía a afectar e así se ven a demostrar”. Pese a todos estos problemas, Rodeiro se mostró ayer contento de que la última fase consolidase “por fin un proxecto no que leva traballando a Xunta, en colaboración cos concellos, dende fai dous anos”. En concreto se han sumado 17 municipios y 44 líneas, que suponen muchas más expediciones a lo largo de cada jornada.
“O que se mellora sobre todo é o acceso ao centro da cidade e, polo tanto, melloramos e facemos máis atractivo o transporte para os usuarios: o que se busca é seguir gañando usuarios”, resumió. Y resaltó que se complementa con la estrategia del transporte metropolitano, para cuyo desarrollo el Ejecutivo gallego “aporta 3,8 millóns euros anuais para facilitar que seis millóns viaxeiros se aproveiten do programa”.

Incremento del 13%
Rodeiro comentó que la primera fase del plan ya implicó un aumento de un 13% de los usuarios y un empleo de las paradas por parte del 30% de los viajeros, algo que esperan aumentar a medida que la gente vaya conociendo las nuevas posibilidades. También subrayó que en el entorno ya hay activas 14.000 tarjetas Xente Nova de las que expide la Xunta a los menores de 19 años para que usen el transporte público gratis.
“Estos datos acreditan que con vontade por parte de todos se consigue sacar adiante un verdadeiro proxecto de transporte sen necesidade de ocurrencias de última hora como pode ser buscar consorcios cando non temos claro o que queremos facer", zanjó.

La Xunta completa su plan para el acceso de los autobuses metropolitanos pese a las múltiples trabas que puso el Ayuntamiento