Cáritas detecta un aumento exponencial en los usuarios que llegan pidiendo comida

|

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-e39173ec

r. l. > a coruña

  El número de ayudas que presta Cáritas Interparroquial cada año no para de crecer. Así, si en 2009 fueron 7.337 personas las que fueron atendidas por la entidad, el año pasado la cifra se elevó hasta las 10.622, que recibieron más de 29.000 ayudas.
Estos son algunos de los datos que se desprenden de la memoria del trabajo realizado por la ONG en 2010, en la que destaca el número de personas sin empleo que fueron atendidas por Cáritas a lo largo del año pasado: 2.020. Por colectivos, sigue siendo el inmigrante el que centra una gran parte de los esfuerzos de la entidad solidaria, con 3.351 usuarios.
En cuanto al tipo de ayuda que prestó, las necesidades de alimentación se encuentran entre las principales demandas de los que acuden a Cáritas. De hecho, durante 2010 se entregaron 16.976 vales para supermercado y 1.616 cheques para la Cocina Económica. A esto hay que añadir también el programa de comedor Boandanza, mediante el que se da de comer a los 41 usuarios del centro social.
La imposibilidad de muchas personas para poder pagar el porcentaje de los medicamentos que se prescriben con receta médica hace que la entidad reserve parte de sus fondos cada año para este fin. Así, de acuerdo con la memoria del ejercicio anterior, la ONG entregó 3.384 vales de farmacia.
Pero las necesidades de la gente van más allá, tal y como aseguran los voluntarios que a diario se encargan de que muchas familias puedan continuar con sus vidas. Cáritas prestó 2.443 ayudas al alquiler de viviendas, 1.692 servicios para el pago de recibos o más de 700 ayudas para el pago de gastos de material escolar. A esto hay que sumar más de 800 donaciones para desplazamientos o viajes.

Almacén de muebles > Otro de los servicios que ofrece Cáritas es el almacén de muebles, donde se recogen utensilios usados donados por particulares, hoteles o empresas, que la entidad ofrece posteriormente a personas o familias en riesgo de exclusión, y que no disponen de recursos para, por ejemplo, para poder amueblar un piso de alquiler.
Según informa Cáritas en su memoria, a lo largo del año pasado se repartieron 196 colchones, 156 sillas, 138 camas, 51 sofás, 50 meses, 44 televisores, 36 armarios, 33 sillas de bebé, 29 alfombras y 14 frigoríficos.

Subvenciones > Para poder realizar su labor solidaria Cáritas cuenta con las donaciones y las subvenciones de las administraciones públicas, que resultan fundamentales a la hora de cubrir los gastos que se generan, y que en 2010 se situaron en los 2,3 millones de euros.
En total, la entidad recibió 877.835 euros en concepto de donativos, una cifra muy por encima a la registrada hace dos años, cuando las aportaciones voluntarias se situaron en 798.917 euros. Destaca el incremento de recaudación durante la campaña de Navidad y, en especial, durante el Día Nacional de la Caridad, con 136.742 euros y 22.284 euros respectivamente.
En cuanto a las subvenciones oficiales, disminuyen las aportaciones procedentes de la Xunta, que pasan de los 443.935 euros de 2009 a los 180.194 euros en 2010, la cifra más baja de los últimos años. También desciende la partida procedente de la Diputación, que pasa de los 10.480 euros a 10.000 euros, mientras aumentan las subvenciones del Ayuntamiento, que pasan de los 48.000 euros de hace dos años a 74.545 en el ejercicio anterior. A esto hay que añadir las aportaciones procedentes del IRPF, que en 2010 se incrementaron notablemente con respecto a 2009, pasando de los 160.862 a los 207.215 euros.
A mayores de las subvenciones y de los donativos, Cáritas cuenta con una plantilla de 300 voluntarios para poder ayudar a los demás.


 

Cáritas detecta un aumento exponencial en los usuarios que llegan pidiendo comida