El Madrid repite su receta casera desde la llegada al banco de Zidane

Football Soccer - Real Madrid v Espanyol - Spanish Liga BBVA - Santiago Bernabeu stadium, Madrid, Spain - 31/01/16. Real Madrid's Cristiano Ronaldo celebrates his goal. REUTERS/Juan Medina
|

El Real Madrid exhibió de nuevo su poderío como local tras golear este domingo por 6-0 al Espanyol en el Santiago Bernabéu, donde ofreció la versión que bajo el mando de Zinédine Zidane ya había aplicado al Deportivo de La Coruña y el Sporting de Gijón, con un primer cuarto de hora demoledor que arrolló a un rival otra vez zarandeado como en Cornellá-El Prat en septiembre.
El marcador del Bernabéu reflejaba ya un claro 3-0 al cuarto de hora, producto de una salida impetuosa y arrolladora de los madridistas, una vez más con el acierto del enrachado Karim Benzema, que mantiene su idilio con el gol, y con la versión también casera de Cristiano Ronaldo. El equipo blanquiazul, demasiado mermado en su parte ofensiva por las bajas de Caicedo, Gerard y Marco Asensio, nunca tuvo argumentos para frenar a su rival, y cuando tuvo ocasiones, no las supo sacar partido.
El aluvión ofensivo que encerró al Espanyol se confirmó en el 1-0 a los siete minutos, después de que Benzema cabecease a la red un buen centro de James Rodríguez.
Antes del gol del francés, el equipo de Zidane ya había gozado de tres buenas ocasiones ante la portería del debutante Arlauskis, sustituto de Pau López pese a llegar esta semana. El portero lituano tampoco pudo hacer nada poco después en el penalti de Roco a Cristiano, tras una buena maniobra de ‘9’ del portugués, y menos cuando el disparo de James tocaba en Diop y lo desviaba a su portería.
Con 3-0, el Real Madrid bajó un tanto el pistón; un erro de Salva Sevilla provocó el contragolpe del conjunto blanco y la jugada, justo antes del pitido del final de la primera parte, del 4-0, una buena maniobra individual de Cristiano, una vez más logrando ver puerta ante su público para olvidar la mala racha que está atravesando a domicilio.
La segunda mitad no comenzó como la primera. El Real Madrid continuó más relajado por la contundencia del marcador.
Keylor Navas y Cristiano fueron los que más tensión mantuvieron. El meta internacional costarricense se esmeró en dejar su portería a cero en los escasos intentos del Espanyol, mientras que el punta de Madeira seguía con su ‘voracidad’ habitual, firmando un ‘hat-trick’ tras cabecear un buen pase de Jesé desde la banda derecha y hacer su octavo gol al Espanyol en esta misma campaña. 
Óscar Duarte, otro debutante como Arlauskis, ponía el definitivo 6-0 en propia puerta.

El Madrid repite su receta casera desde la llegada al banco de Zidane