Los inspectores de la troika presentan su informe sobre el rescate de Irlanda

|

La tríada que forma el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE) y el FMI presenta hoy las conclusiones de la revisión de la actuación del Gobierno irlandés para cumplir con las condiciones de su rescate durante el pasado trimestre.

La troika también dará a conocer el contenido del nuevo memorándum de entendimiento entre las partes, que servirá para marcar la política económica que deberá seguir el Ejecutivo de Dublín durante los últimos tres meses del año y parte del siguiente.

Con ambos análisis sobre la mesa, el Gobierno tendrá una idea más clara del contenido de los presupuestos generales de 2013, que presentará el próximo diciembre, unas cuentas clave para la marcha de su rescate.

Como en anteriores revisiones, el Gobierno espera que los inspectores certifiquen los progresos efectuados para mantener encarrilado el programa de ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuantificado en 85.000 millones de euros.

Desde que Irlanda aceptó su rescate en noviembre de 2010, la troika ha dado siempre su visto bueno a la actuación de Dublín, que prevé cumplir este año con el objetivo de déficit público del 8,6 % del PIB tras la aplicación de un duro plan de ajuste y recortes valorado en 4.200 millones de euros.

Para el siguiente año, Dublín deberá rebajar otro medio punto su déficit, pero dadas las modestas previsiones de crecimiento económico, la tríada podría recomendar la adopción de más medidas de austeridad.

Entre los asuntos que han abordado ambas partes durante los últimos nueve días figuró la cuestión del déficit presupuestario, que es uno de los más altos de la zona euro.

Se espera la troika volverá a pedir al Ejecutivo de coalición entre conservadores y laboristas que mantengan un control de los gastos en sus Ministerios, en especial en el de Sanidad.

El Gobierno prevé que la tríada refrendará de nuevo los avances logrados en la reforma de su sistema de bienestar social y el sector financiero, cuya deuda de 64.000 millones de euros todavía lastra su política económica.

Los ministros de Finanzas de la zona euro dejaron el pasado julio la puerta abierta a que Irlanda renegocie las condiciones del rescate financiero que solicitó en 2010 para cubrir el agujero de su sector bancario.

El Gobierno del conservador Enda Kenny insiste desde hace meses en esta cuestión, ya que la recapitalización directa permitirá separar la deuda bancaria de la soberana, lo que tendrá un efecto positivo para cumplir con el objetivo de déficit marcado en su rescate.

Los inspectores de la troika presentan su informe sobre el rescate de Irlanda