La defensa pide la absolución para el acusado de apuñalar a su exmujer en un bar

El juicio se celebró en la sala primera de la Audiencia Provincial quintana

El abogado de la defensa pidió la libre absolución para T.B.S., de 40 años, acusado de intento de homicidio desde que, en agosto del año pasado, entró en el bar de su exmujer en la ronda de Outeiro y le asestó varias puñadas que le causaron heridas muy leves. En las conclusiones del juicio, que ayer quedó visto para sentencia, el letrado recordó los testimonios de expertos que señalaban que el acusado tenía “inteligencia límite” y trastornos de personalidad y se mostró arrepentido. Además, considera que se trata de un delito de lesiones, y no de un intento de homicidio, como mantiene la acusación.
Sin duda, la prueba más importante fue la grabación de la cámara de seguridad del local que registró la agresión. En la imagen, que dispone de sonido, se puede ver cómo el acusado se sienta en un taburete y espera a que se vaya el único que se encontraba en el local antes de empezar a arrojarle objetos: un servilletero, un taburete... Mientras la mujer chilla pidiendo auxilio, el acusado salta la barra con el cuchillo en la mano. 
Pero entre ellos y la cámara se interpone una columna, de manera que no es posible contemplar el apuñalamiento. El abogado de la defensa hizo notar que duró solo cinco segundos, según la grabación. Después, el agresor salió caminando “de forma parsimoniosa” del local con el cuchillo en la mano seguido de la víctima, que salió también a la calle para buscar refugio en otro local. 

huida
El vídeo sirvió también para poner en entredicho la versión del dueño del locutorio lindante, que había asegurado ser testigo de lo ocurrido, porque no aparece en las imágenes. Incluso la versión de la víctima, que mantuvo que consiguió escapar en un momento de despiste de su agresor.  
Para el abogado, la levedad de las heridas, que no llegaron a cortar más que la piel, es otra prueba de que su cliente no quiso matar a su exmujer, y asegura que solo llevaba un cuchillo como protección ante el novio de ella, que lo había golpeado. Pero la acusación rechaza esas tesis, sosteniendo que el hombre declaró ante varios testigos, incluido los policías locales que le detuvieron, que la quería matar, y se reitera en la pena de nueve años y diez meses de prisión.

La defensa pide la absolución para el acusado de apuñalar a su exmujer en un bar

Te puede interesar