El primer Picasso y A Coruña viajarán a China en 2017 en una muestra itinerante

Francisco Muíños y Hsu Fen Lan visitaron ayer la casa museo Pablo Picasso javier alborés
|

A Coruña y el pequeño Picasso cogerán en la primavera de 2017 un vuelo hasta China. Allí desembarcarán los primeros pasos del pintor. El instituto Eusebio da Guarda, las olas del Orzán que sorteó con pases de torero o el cementerio donde descansan los restos de su hermana Conchita viajarán también en forma de documental para instalarse en el museo Chizhi, de Shenzhen, en el sur del país.
Su directora, Hsu Fen Lan, lleva desde hace unos días visitando punto por punto los sitios que hablan del cubista. Las llevará apuntadas en su libreta y la exposición cogerá forma gracias a Arteca, la firma que gestiona la casa museo del artista, para acercar la historia del malagueño a toda la geografía china. Esa es la idea de la que parten.
La responsable cuenta que sus paisanos necesitan quitar clichés de sus cabezas, datos no contrastados que les hacen pensar que Picasso era francés y que toda su producción arrancó en Barcelona.
Asegura que A Coruña suena “a chino” en China, que nadie conoce que aquí empezó todo y menos las influencias que generó esta península en su obra.
Por eso, la que lo estudiando desde hace más de 20 años se sorprendió al ver los yesos de la escuela Pablo Picasso, donde el artista empezó a coquetear con los caprichos del cuerpo humano y alucinó con una posible estampa de la que cogió recortes para su “Guernica”, la de “La matanza de los inocentes” de Rubens, que observó de pequeño con Gumersindo Pardo de la mano.
Colgaba en las paredes de la farmacia que este frecuentaba. Francisco Muíños, de Arteca, cuenta que la intención es meter en el pote expositivo a todos los maestros, a Isidoro Brocos y a su propio padre, José Ruiz y Blasco. Aunque la muestra no se nutrirá de obra original del autor, tratarán de recrear su infancia cerca de la Torre de Caramelo, que fue como llamó Pablo Picasso al faro milenario, con reproducciones: “Queremos transmitir lo que A Coruña significó para el creador”.
De momento, llevan matizando la idea desde hace dos semanas: “Ya tenemos una base”, pero falta ordenar el argumento. En este sentido, Muíños afirma que seguirá la línea de la exposición que se pudo disfrutar en 2015 en el museo de Belas Artes, salvando las distancias.

datos
Hsu Fen Lan destacó de su recorrido picassiano su escuela y datos que se metió en el bolsillo como el que sitúa la ciudad como el escenario de su primera cerámica y los grabados que salieron de esta esquina atlántica firmados por el genio. También el hecho de que su primera exposición copara el escaparate de un negocio de la calle Real en 1895: “Queremos informar a los niños de allí de todo esto porque es importante reforzar la cultura y educación del país”.
La doctora en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona asegura que a Picasso se le conoce muy por la superficie en China, algo que difiere mucho de lo que pasa aquí, según Muiños, donde los hay que todavía le ponen cuna en el país francés.
El director de proyectos de Arteca reclama “apropiarse” de lo que “nos pertenece” en una memoria desnortada que pasa de largo ante la ciudad. Por su lado, la china extiende la ignorancia a otros pintores como Dalí y Miró, a los que también les visten boina francesa o Van Gogh, al que convierten en alemán.
En cuanto al centro que itinerará la iniciativa, el Chizhi, Muíños explica que es un museo en movimiento, que ofrece su local y pasea las obras por todo el mundo. En mayo acercaron a Miró y preparan una colección que girará en torno a la musa picassiana, Jacqueline. Además, insisten en que la sociedad china distinga los originales de las copias: “Para ellos es todo lo mismo”. El edificio, que está impulsado por una gran firma y es gratuito, asume una labor educativa porque “no todo se puede pisar y es bueno contar la historia real de los autores”.
Hsu Fen Lan acaba de estar recientemente en Sao Paulo con una muestra de Gaudí. El pequeño Picasso saltará a Asia rodeado de los telones de fondo que le acompañaron en los cuatro años que pasó en Payo Gómez: “Queremos que se sepa que en A Coruña hay textil, marisco, conservas, necesitamos informar de dónde estamos”, dice Muíños, que indica que tendrán acceso a los dibujos, notas y piezas de las que se harán réplicas para enderezar la historia: “Todo se relaciona con Barcelona, la parte de A Coruña no sale en ningún lado y tenemos que reivindicar lo que nos corresponde”. La china sentencia que en su estudio sobre el personaje, A Coruña solo apareció una vez en San Amaro. Era el momento del responso por su hermana Conchita.

El primer Picasso y A Coruña viajarán a China en 2017 en una muestra itinerante