Rosberg aparece para poner en duda el dominio de Hamilton

false
|

Aterrizó la F1 en Europa y se confirmó, de nuevo, la hegemonía de Mercedes, esta vez en el GP de España, donde Nico Rosberg firmó, al fin, su primera victoria de la temporada y sacó algo de pecho ante su compañero de equipo y líder destacado del Mundial, Lewis Hamilton, mientras que Fernando Alonso abandonó por una avería y Carlos Sainz consiguió dos puntos.
El circo de la F1 parece haberse enquistado en el ‘día de la marmota’: quinta carrera, cuarta victoria y tercer doblete de la escudería alemana que, por si aún existían dudas, demostró en Montmeló que el triunfo de Sebastian Vettel en Malasia fue, de momento, una insignificante mancha en su currículo.
Nico, harto de quedar por detrás de Lewis, confirmó las buenas sensaciones que venía apuntando durante el fin de semana y cumplió con las estadísticas al convertirse en el decimonoveno piloto que vence en Montmeló tras salir desde la pole.
Barcelona era una prueba de fuego para las escuderías que aspiran a derribar la dictadura de Mercedes. Pero las ‘balas de plata’ juegan a otra Liga, aun más desigual si Ferrari, uno de los rivales que estaban llamados reducir distancias en Montmeló, no consigue dar con la tecla.
Lo más destacable de Vettel fue la salida, superando a Hamilton en la primera curva. Se llegaba a la vuelta 15 y muchos equipos ya habían cambiado las los neumáticos, aunque lo más destacable, a parte del lógico bajón de Sainz en la salida, sucedía en la lucha por la segunda plaza, en la que Vettel no daba opciones a Hamilton, que veía como Rosberg iba comandando cómodamente la carrera.
Alonso, por su parte, era el último en entrar por vez primera en boxes (vuelta 21), un cambio que no le sentó bien a su monoplaza, cuyos frenos decían basta en la vuelta 28. Y es que si Ferrari sigue lejos de Mercedes, McLaren mucho más. Los avances que habían prometido sus responsables no se dejaron ver en Montmeló, donde Jenson Button acabó antepenúltimo.
Con Hamilton sin poder hacerse con el segundo puesto, la única manera de dar caza a Vettel era realizando tres paradas. De esta manera, en la vuelta 33 entro por segunda vez en boxes para rodar con las gomas duras y aprovecharse, así del desgaste, que padecería Vettel, que realizó dos paradas. La jugada le salió muy bien al vigente campeón, que volvió a la pista por delante del tetracampeón.
En el tramo final, la carrera se animó. El protagonista: Sainz, que en su primera participación en el GP ‘de casa’ puso el espectáculo en las dos últimas vueltas con los adelantamientos a su compañero Max Verstappen y a Daniil Kvyat.
El madrileño suma así ocho puntos y se sitúa entre los diez primeros de la general. Y lo que es más importante: aventaja en dos puntos a su compañero de equipo.
El otro español en liza, Roberto Merhi, se limitó a lo máximo que puede: llevar su Manor a meta, sin importar el puesto.
Tras el GP de España, el Mundial no se mueve de Europa. Próxima parada: las curvas míticas de Mónaco, en donde se prevé un nuevo duelo entre Rosberg y Hamilton. Mientras, sus rivales potenciales deberán de lo lindo para asustar la supremacía de Mercedes.

Rosberg aparece para poner en duda el dominio de Hamilton