Emilio Botín recibe un adiós íntimo en la finca familiar de Puente San Miguel

***NUEVO ENCUADRE***GRA402. PUENTE SAN MIGUEL (CANTABRIA), 11/09/2014.- Ana Patricia Botín (3d), hija de Emilio Botín, acompaña el féretro con los restos mortales de su padre al término del funeral oficiado esta tarde en
|

En la estricta intimidad y buscando la máxima discreción, pese a la expectación mediática, familiares, allegados y los amigos más cercanos despidieron este jueves al banquero Emilio Botín, fallecido el  miércoles de un infarto en su domicilio de Somosaguas.
Sus restos reposan ya, junto a los de su padre y su abuelo, en el panteón familiar de la finca de los Botín en Puente San Miguel, donde se celebró ayer por la tarde el entierro.
Al banquero que transformó el Santander en un banco global le quería despedir su familia en un acto íntimo. Pero dada su proyección pública, optó por abrir la capilla ardiente, instalada en la casa palacio del “Promontorio”, antigua residencia familiar en Santander, a algunas autoridades y representantes del sector financiero y empresarial.

gran empresario
Por el velatorio pasaron, por ejemplo, los presidentes del BBVA, Francisco González; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; Endesa, Borja Prado, y Bankinter, Manuel Guerrero.
Algunos de ellos explicaron que habían acudido a Santander para despedirse de un “gran empresario”.
Además, a la capilla ardiente se acercaron directivos del Santander y sus filiales que, en algunos casos, habían reemplazado la tradicional corbata roja, todo un distintivo de la entidad, por otra de color negro.
Representantes del mundo universitario y las principales autoridades cántabras, encabezadas por el presidente regional, Ignacio Diego; el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, también han mostrado sus condolencias a la familia.
Y aunque se trataba de un velatorio privado, algunos ciudadanos anónimos traspasaron las puertas del recinto con normalidad y pudieron trasladar su pésame a los familiares de Botín.
Ese fue el caso, por ejemplo, de un matrimonio santanderino, Charo de la Fuente y Juan José Rodríguez, que al salir explicaron que vieron a los familiares del banquero “tranquilos”.
“Lo llevarán por dentro. Lo llevamos por dentro los demás, y no es nada nuestro”, comentó entre lágrimas la mujer, quien destacó que Botín hizo “muchas cosas por Cantabria”.
Finalizada la capilla ardiente, sobre las cuatro y media de la tarde el cortejo fúnebre dejó la casa del “Promontorio” y se dirigió a la finca familiar de Puente San Miguel, donde se celebró el sepelio, en este caso, reservado solo para los más allegados.
El coche fúnebre con el ataúd, acompañado por otros seis vehículos más con flores, llegó a esta localidad cántabra sobre las cinco y diez de la tarde y fue recibido entre aplausos
Los hijos y nietos de Botín salieron entonces de la casa familiar y recorrieron a pie el sendero que la separa de la ermita y el panteón familiar, donde fue inhumado el presidente del Banco Santander. n

Emilio Botín recibe un adiós íntimo en la finca familiar de Puente San Miguel