El sector de la basura comienza su segunda huelga con el arbitraje por el conflicto de Albada en el horizonte

El Ideal Gallego-2013-10-05-005-857eb525
|

Habían anunciado medidas de presión y cumplieron su promesa. Los trabajadores de Albada lideraron anoche la huelga del sector de la basura que comenzó a las 23.00 horas y que durará toda la jornada de hoy.
Con el respaldo de todo el sector –Cespa, Sogama y el vertedero de Areosa manifestaron su apoyo a la medida– los operarios de la planta de reciclaje confían ahora en que la protesta sirva para hacer visibles sus reclamaciones. Desde el comité de empresa insisten en exigir al Ayuntamiento que rescinda la concesión y recupere la gestión directa de la planta de Nostián. “Só así se poderá garantir a reciclaxe e o mantemento do emprego en condicións dignas”, han apuntado repetidas veces.
Con las posturas de empleados y empresa aparentemente imposibles de acercar, la huelga llega a tres días de que se celebre la última reunión prevista con la mediadora del servicio de Conciliación Laboral. Después de los anteriores intentos de llegar a un acuerdo –alrededor de una docena de reuniones en total–, el martes terminan las oportunidades de alcanzar una solución por la vía de la mediación. El siguiente paso, a juicio de los trabajadores, es el arbitraje. Una medida por la que también aboga el gobierno local.
Ya son varias las ocasiones en las que el comité de empresa de Albada ha apuntado el arbitraje como la vía que solucione los conflictos laborales en la planta de Nostián. De hecho, solicitó en dos ocasiones la participación del Consello de Relacións Laborais con la idea de “atopar unha saída negociada”.

despliegue
Mientras esta llega, los trabajadores participaron anoche en piquetes ante Cespa (encargada del servicio de recogida de basuras) durante las primeras horas de la jornada de huelga.
En una noche que tanto los propios trabajadores como la empresa y el Ayuntamiento preveían tranquila, el gobierno local reforzó el número de efectivos de Bomberos, con equipos distribuidos en diversos puntos de la ciudad, así como las patrullas policiales, en colaboración con la Delegación del Gobierno. Todo para tratar de evitar los actos vandálicos ocurridos en la anterior jornada de paro, en la que se produjo un incendio en la planta de Nostián, se quemaron contenedores y se pincharon los neumáticos de los camiones de recogida.
A mediodía de hoy, la protesta se hará aún más visible con una manifestación que arrancará a mediodía de la plaza de Pontevedra para terminar en la de María Pita. n

El sector de la basura comienza su segunda huelga con el arbitraje por el conflicto de Albada en el horizonte