El 092 advierte de que la ropa recogida en los portales acaba en la venta ilegal

19 octubre 2011 A Coruña.- Visto así, a punto de salir desde al cuartel de Orillamar a los almacenes municipales, el material incautado estos días por la Policía Local a los manteros que se dedican al sin licencia parece basura
|

En tiempos de necesidad, las organizaciones humanitarias multiplican sus esfuerzos para ayudar a los que lo necesitan, pero también la picaresca se vuelve más común. Un ejemplo de ello son las cajas de cartón para la recogida de ropa usada que de un tiempo a esta parte aparecen en los portales de las comunidades de vecinos sin que en muchos caso se haya pedido permiso. Fuentes de la Policía Local están convencidas de que se trata de un medio más por el que se surten de género los vendedores ilegales como los que se apostan en A Sardiñeira.
En algunos casos se especifica en las propias cajas que el contenido está dedicado a fines humanitarios, aunque las propias ONG no suelen emplear este método para sus recogidas, sino que reciben las donaciones en sus locales o en contenedores de metal ubicados en la calle. “También se surten en las propias ONG, por eso hemos pedido a las organizaciones de este tipo, como Cáritas, que estén atentos a la gente que acude demasiado a menudo para llevarse ropa y que lleven una especie de registro”, explicaron. “En los últimos años, es increíble la cantidad de ropa que recogemos”, comentan.
Es la Policía Local la que se encarga de llevar a cabo las confiscaciones cada martes en la explanada de A Sardiñeira, donde se dan cita los vendedores de ropa sin licencia, no exactamente en el interior del mercadillo, sino en sus inmediaciones, y siempre atentos a la aparición de los agentes municipales que les obliga a abandonar el género sobre las mantas y las sabanas en las que las disponen y echar a correr. Sobre todo, lo que venden es ropa y zapatos usados, en muchos casos inservibles, así como juguetes y electrodomésticos rotos. “Prácticamente todo es basura”.
Y, en realidad, los contenedores de basura son otra de las fuentes de las que se valen para obtener género; de manera que en los últimos meses, la Policía Local ha estado imponiendo sanciones a los que descubre llevando a cabo esta práctica amparándose en las ordenanzas municipales de limpieza. Los agentes municipales comenzaron a imponer sanciones en octubre, y solo impusieron diez hasta final de año, pero durante el mes de enero fueron tramitadas ya cinco denuncias.
 
más de 500 fardos
Sin embargo, este aumento en la actividad de recogida y venta ilegal de ropa no parece que haya afectado al volumen de decomisos. Aunque todavía faltan por darse a conocer las cifras oficiales procedentes de la memoria de la Policía Local, las primeras estimaciones apuntan a que son cerca de 500 los fardos decomisados, lo que no es mucho si se considera que en 2012 se llegó a los 575. La explicación, según los propios agentes, es que no se cuenta el volumen de ropa por peso, sino por incautaciones.
De hecho, se ha llegado a un punto en el que no es la camioneta de la Policía Local la encargada de recoger los fardos, sino un vehículo de Cespa, la concesionaria del servicio de recogida de basura. De manera que todo vuelve al sitio de donde salió.

El 092 advierte de que la ropa recogida en los portales acaba en la venta ilegal