El Ayuntamiento traza planes para la vuelta escalonada de los funcionarios

El registro municipal (en una imagen de archivo) es una de las áreas que más se ha visto afectada por la crisis | quintana
|

La vuelta a algo cercano a la normalidad, o la nueva normalidad, como le gusta decir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es algo que ya está planificando el Ayuntamiento. Los planes para trabajar de forma presencial, que  en María Pita esperan que se vuelva una realidad a mediados de mayo, incluyen una restricción de acceso al palacio municipal, por ejemplo, e implicarán mantener lo máximo posible las medidas de distanciamiento social, de manera que el teletrabajo seguirá siendo muy importante de momento. 

A día de hoy, la plantilla municipal la componen 1.690 trabajadores, pero la mayor parte de ellos no han llegado nunca a trabajar de manera telemática. Hay que tener en cuenta que algunos de los servicios que presta el Ayuntamiento (como el de la Policía Local o Bomberos) se han seguido realizado de forma presencial a pesar de la pandemia, puesto que no se pueden sustituir por el trabajo desde casa. 

En cuanto hasta qué punto la  burocracia municipal se ha vuelto telemática durante este mes y pico de estado de alarma, desde María Pita no ofrecen cifras exactas, pero señalan que en los picos de conexiones en los servidores municipales se ha llegado a unos 500 usuarios. 
Es decir, que en torno a una tercera parte de los funcionarios han podido trabajar desde sus casas en algún momento. 

Con el tipo de trabajo 
Roberto Tizón, delegado de la CIG en el comité de empresa del Ayuntamiento, señala que al principio del estado de alarma, los técnicos municipales tuvieron problemas para instalar los servidores con suficiente capacidad y reconoció que en Servicios Sociales hay bastante funcionarios trabajando, así como en Personal y en el Registro Municipal, además de otras áreas como Urbanismo. “Más que por áreas de servicio, ten que ver co tipo de traballo que fas”, explica.

Por ejemplo, la tramitación o la elaboración de informes, se puede hacer desde casa. “Todo o que se pode facer, estase facendo”, asegura Tizón, que incide en que el problema actual sigue siendo la limitación de los servidores. “A xente tivo que traballar con ordenadores da súa propiedade, houbo que cambiar sistemas operativos, todos estes líos”, explicó. 

La vuelta al trabajo presencial, lejos de ser la recuperación de la normalidad, plantea nuevos retos que tendrán que afrontar las autoridades municipales. Para empezar, esperan que se les entregue muy pronto una nueva remesa de mascarillas que ayude a mantener en lo posible la profilaxis en  la plantilla.

El Ayuntamiento traza planes para la vuelta escalonada de los funcionarios