Una reválida en casa

|

El Deportivo vuelve a su casa, al Abanca Riazor, con el firme propósito de alejar los fantasmas que despertaron tras su mal partido ante el Alcorcón.
Un encuentro en el que se vio a un cuadro blanquiazul irreconocible, que apenas inquietó a su rival y que, por primera vez atrás en el marcador, no solo no supo reaccionar, sino que también sumó la primera derrota de la temporada.
Enfrente tendrá esta noche al Granada, un rival correoso que viene de encadenar tres victorias seguidas (Osasuna, Extremadura y Rayo Majadahonda) y que se mantiene invicto con 11 puntos, tres más que los herculinos.
Un oponente al que hace casi 40 años que no se imponen los coruñeses y que hoy llegará crecido. Un cuadro nazarí que, además, evoca el doloroso recuerdo de la campaña 2012-13 cuando, tras un 0-3, el entonces técnico Domingos Paciência daba la espantada y abandonaba la entidad. Un curso en el que los coruñeses volverían a consumar el descenso, tan solo un año después de haber celebrado el ascenso.

Aforo limitado
Sin pensar en el pasado y centrados en lo que se avecina esta noche, los coruñeses regresan a su feudo, todavía en obras, y con más de 10.000 socios reubicados, número mayor que en el encuentro ante el Sporting de Gijón.
El estadio coruñés sigue cogiendo forma, con la colocación de las nuevas cubiertas y la desaparición de los andamios, pero para esta contienda seguirá sin poder lucir al cien por cien. Un hándicap para un campo que aprieta a los equipos rivales desde el minuto uno, pero que seguirá sin poder lucir el aforo de sus mejores galas.

Varias dudas
De cara al encuentro de esta noche hay varias demarcaciones en el campo en las que no están claros los titulares. Una de ellas es la zaga.
Con la casi confirmada participación de David Simón por la derecha, queda ver si finalmente se confirma el debut de Saúl García por la izquierda o se opta por Eneko Bóveda, a pierna cambiada. Con la presencia prácticamente segura de Domingos Duarte, habrá que esperar por su compañero, Pablo Marí o Michele Somma, ya que el cuerpo técnico probó con ambos. Tampoco está claro quién será el jugador del rombo más pegado a la defensa. Bergantiños ha salido siempre de inicio en esa demarcación, pero esta semana también hubo probaturas en Abegondo con Pedro Mosquera en esa posición.
Otra de las dudas se cierne en el ataque. Aunque Carlos Fernández ha cuajado buenas actuaciones, la recuperación de Quique González, pichichi del equipo, podría suponer su regreso al once.
Todo dependerá de cómo se encuentre de sensaciones, después de perderse los encuentros ante el Sporting de Gijón y el Alcorcón. Esperarán en el banquillo futbolistas como Christian Santos, que apenas ha disfrutado de minutos.

Dos altas y una baja
Por su parte, el conjunto andaluz no pudo recuperar a tiempo a Nico Aguirre, que sufrió una contractura en el isquiotibial de la pierna derecha durante la sesión de trabajo del jueves.
Sí llegaron a tiempo para entrar en la lista de Diego Martínez Ángel Montoro y Adrián Ramos. Más madera para el Granada, ante el que el Depor tiene una reválida en casa. l

Una reválida en casa