Un 5% de las denuncias que los coruñeses realizan al seguro del coche son falsas

17 enero 2014 portada A Coruña.- La sucesión de varios accidentes casi simultáneos colapsa Alfonso Molina
|

El fraude se triplica con la crisis: en 2014, 6 de cada 100 siniestros en España fueron un intento de fraude, 3,5 veces más que en 2009. Es un fenómeno que preocupa a las aseguradores, como la principales víctimas de este delito, así que Línea Directa ha redactado su III Barómetro del Fraude de Seguros, un detallado informe que concluye que, aunque todas las provincias gallegas registran un índice de fraude más bajo que la media nacional, A Coruña se sitúa en cabeza, con un 4,8 casos de fraude por cada cien denuncias, mientras que Lugo tiene un 4,5% y Ourense, 4,2%. Pontevedra (con un 3,9%) aparece entre las 10 provincias que menos casos registran.
La cuantía media de cada intento de estafa en España ronda los 1.284 euros, un 45% más que en 2013, aunque se registran variaciones importantes entre unas provincias y otras, pero Lugo es la segunda provincia con cuantías más altas: una media de 3.626 euros, solo superada por Huesca (4.801 euros). En realidad, todas las provincias gallegas  superan la media nacional en este parámetro: A Coruña (2.663 euros), Ourense (2.014 euros) y Pontevedra (1.530 euros).
En el lado contrario se sitúan Segovia, Zamora y Zaragoza como las provincias que menor importe medio defraudan a las compañías aseguradoras, con unos costes medios por fraude de 230, 301 y 390 euros, respectivamente. Poco o mucho, todo suma, y el coste estimado para el sector también se incrementa notablemente, ya que, solo en el ramo de autos, alcanzaría los 1.190 millones de euros en toda España, casi un 20% más que hace dos años.
 
El 95%, daños materiales
El 94,5% de los intentos de fraude son relativos a los daños materiales y el 4,5%, a las lesiones. Por tipo de estafa, los daños ajenos al siniestro siguen siendo la tipología más habitual en los fraudes materiales, ya que está presente en 3 de cada 4 casos. Le siguen, a más distancia, los montajes preparados con antelación en los que intervienen varias personas (12%), los fraudes por presupuestos inflados (7%), las averías declaradas como siniestros (1,5%) y los falsos hurtos (1%). En cuanto a las lesiones, solo un 2% son por enfermedad o lesión anterior al accidente, siendo el resto (98%) simulaciones o falsos agravamientos de un daño real.
El perfil del defraudador es el de un hombre menor de 26 años con un empleo precario o desempleado o de mediana edad, con estudios superiores y que trabajan por cuenta ajena. Solo el 63% se arrepiente.

Un 5% de las denuncias que los coruñeses realizan al seguro del coche son falsas