“No tuvimos la intención de ir a por los dos últimos encuentros”

|

Germán Lux está preparado para ponerse bajo palos ante cualquier imprevisto que suceda, como en Mestalla, donde ayudó a que el Deportivo levantara el 3-1 con el que llegó al descanso. El guardameta argentino agradece partidos amistosos como el del pasado jueves en Pontevedra para poder competir. Y esa es, precisamente, la palabra en la que ve flojo al equipo coruñés.

 

- El jueves, en Pontevedra, paraste tres penaltis. ¿Son reflejos, es algo psicológico?

- Los penaltis son suerte. Te tiras y, si va hacia ese lado, tratas de pararla. Es suerte. Puedes estudiar a un jugador, pero es muy difícil que tire siempre al mismo sitio y más en este tipo de partidos en los que no conoces a los rivales.

 

- ¿Cómo te encontraste en Pasarón?

- Me encontré cómodo, aprovechando los minutos y esperando mi oportunidad.

 

- A pesar de que el Pontevedra es de Tercera, os costó sacar el partido adelante.

-Creo que no leímos bien el primer tiempo. Ellos jugaban muy adelantados, nos presionaban y nosotros jugábamos muy en corto. Tenemos que mejorar porque perdemos muchos balones fáciles y eso nos cuesta porque te agarran saliendo y mal parados. Lo fundamental es no perder balones y tener volumen de juego.

 

- Sobre todo, teniendo en cuenta lo que se avecina, el partido con el Barcelona en Riazor.

- Viene el Barcelona, después el clásico, pero hay que mantener la tranquilidad, saber que se puede puntuar en casa. Hemos estado toda una temporada sin perder puntos y, aunque sabemos cómo son los equipos grandes, no debemos resignarnos antes de tiempo y tener compromiso y confianza en nosotros mismos.

 

- ¿Cuál es la receta para poder ganar al Barcelona?

-Lo importante es que tenemos que competir. Hace varios partidos que no competimos y eso no nos puede pasar. Después, las cosas pueden salir bien o mal, pero la intención, competir, no nos puede faltar nunca. Y luego, tener compromiso. Va a ser un partido complicado. ¿Receta? Muy pocos la tienen para ganar al Barcelona, pero salir con confianza para hacer un buen papel.

 

- El estilo con el que estáis jugando, ¿es válido para Primera?

-Sí. El estilo lo tenemos asimilado. Lo importante es que tenemos que mentalizarnos, como la temporada pasada. Tener el compromiso de qué es lo que queremos en lo personal y colectivo, tirar para adelante en una línea positiva, tratar de agarrar una dinámica buena, de buenos resultados y de buen juego.

 

- ¿Cómo se puede llegar a no competir?

- No sé. Hay que tener compromiso. En los dos últimos partidos no hemos competido, no hemos tenido la intención, las ganas, la casta, como dice el míster, de ir a por ellos, dejando el volumen de juego a un lado.

 

- Pero, ¿competir no es algo que se presupone, que debe ir con un profesional?

- A veces pasa. En los últimos partidos nos ha faltado saber competir, saber leer los encuentros. La palabra competir abarca muchas cosas. Algunas no las hemos hecho.

- ¿Cómo está el vestuario de ánimo?

- El vestuario está bien. El vestuario es bueno, la calidad de la gente es muy buena, pero hay que apretar esas vueltas de tuerca y no hay que darlas tarde, sino rápido, por más que venga el Barcelona, el clásico. Todos tenemos que estar preparados.

 

- ¿Tú estás preparado?

- Siempre. La temporada pasada y esta también he esperado que llegue mi oportunidad. A nadie le gusta que lleguen los partidos y no poder jugar, pero el fútbol es así, mi puesto es así y estoy con mucha tranquilidad, esperando mi oportunidad para, cuando me toque, hacerlo de la mejor manera. Quiero jugar siempre y eso en la Liga española no lo he podido lograr, pero lo veo cerca.

 

- ¿Cerca y en el Depor?

- No lo veo lejos, lo veo bien, lo veo cerca, y no me queda otra que seguir trabajando. Mi objetivo y mi meta en lo personal, en lo deportivo, es tratar de jugar ya.

 

- ¿Consideras normal que se critique tanto a la defensa?

- Las críticas hay que asimilarlas, aunque, en mi caso, no presto demasiada atención a lo que se dice. Leo a veces, escucho, pero no me cambian. Hay que hacer autocrítica, escuchar al míster en las cosas que hay que mejorar, y seguir hacia delante. n

 

“No tuvimos la intención de ir a por los dos últimos encuentros”