“Trato de que los jugadores no se coman la cabeza”

Deporte Campeón-2018-12-22-006-d1ed2ee9
|

El técnico del Deportivo ha intentado que los jugadores no se obsesionen con el déficit que arrastran a domicilio, sin victorias desde el 30 de septiembre, pero también sin derrotas desde quince días antes. El Carranza les ofrece la oportunidad de mejorar los números en el último encuentro del año. “Es un reto lleno de dificultad y a ver la respuesta que damos”, señaló.

1. Un rival al alza
El Cádiz llevaba siete victorias consecutivas, una racha que también firmó la temporada pasada en una categoría en la que no suele darse. “Ya lo hizo el año pasado y no es fácil ganar siete seguidos. Perdió en Málaga, donde pudo haber puntuado. Tiene muchos goles a favor, pocos en contra y  es el equipo más en forma en los dos últimos meses. Es un reto interesante”, declaró. 

Analizó los goles amarillos. “Un porcentaje muy alto viene de centros laterales porque es un equipo muy profundo, con mucho centro y mucha llegada. Ese es un poco el fútbol característico de este Cádiz que esta dominando muchos registros, porque capaz de correr con espacios, mientras que sin espacios te saca muchos centros desde los laterales, incluso no siendo muy profundos. Tiene mucha fortaleza con Lekic y Carrillo y aprovechan luego a los pequeños, los más listos de la clase. El Cádiz empuja, más en su campo. Estar cerca de tu área siempre conlleva riesgos y esta vez, más”, sostuvo.

El míster precisó que “más que defender lejos”, el Deportivo debe intentar “tener el balón lo máximo posible”. No obstante, precisó que el “Cádiz domina las transiciones”, por lo que “puede ser un partido equilibrado y en dos acciones” el equipo andaluz “se viene encima”. También tiene poderío a “balón parado”. 

2. No repetirá once
“Algún cambio habrá, hasta ahí puedo leer”, reconoció el técnico del Depor, que apunta a la teoría de la botella medio llena o medio vacía a domicilio. “Trato de que los jugadores no se coman la cabeza demasiado por eso. Puedes interpretar que llevas dos meses y medio sin ganar o también que no has perdido. Nos gustaría volver a ganar y es lo que intentamos hacer siempre. Es un aliciente más. Queremos que nos sirva más como motivación que como carga. En vez de pensar en dos meses y medio sin ganar, ilusionarse con hacerlo todo por ganar”, precisó.

El míster bromeó con la dinámica a domicilio: “Igual es cuando los rivales se confían y podemos empezar a ganar, que piensen que viene el Depor y crean que estos son fáciles de ganar. Así les podemos meter la puntilla”.

Añadió que el equipo intenta “dominar” y parecerse “lo más posible” a la versión de Riazor. “Lo que ocurre es que no nos dejan”, advirtió.

3. En ascenso directo
Si gana, el Depor será segundo. “Queremos estar ahí cerquita. Si ganamos en Cádiz me iré más contento que si no lo hacemos. Pasa con cada victoria o derrota. Obviamente es un rival directo ahora mismo. Si consigues tres puntos aumentas la diferencia y sería importante, pero hay que seguir nuestro camino”, apuntó.

Se mostró satisfecho. “Estamos en ascenso directo, por tanto creo que estamos bien colocados. A día de hoy somos el segundo mejor de la categoría. Estoy satisfecho. Siempre todo es mejorable, hay margen de mejora, pero estamos satisfechos como colectivo”, dijo.

Al 2019 le pidió “salud” para “poder disfrutar de este camino, de este club” y de la afición y los periodistas. “Cuando uno disfruta es más posible que las cosas puedan salir”, razonó.

4. Riazor
El césped del estadio está siendo tratado desde el entrenamiento del jueves para que su estado mejore de cara al derbi con el Lugo el próximo 6 de enero. 

“Se le castigó ante el Zaragoza. Ayer (jueves) empezaban las labores para solucionar esos problemas con algo de arena para mejorar. La tranquilidad es absoluta”, indicó.

“Trato de que los jugadores no se coman la cabeza”