Sobrevivir sin Lucas

|

 

El Depor tiene otra prueba para calibrar su buen momento de forma a pesar de no conseguir la victoria desde hace ya dos meses. El Espanyol, un rival muy tocado, es el perfecto para hacer méritos. Vencer sería lo primero, aunque no perder ya es importante porque la diferencia de goles particular quedaría a favor del Depor. Además los herculinos tienen una dura prueba. Sobrevivir a la ausencia de Lucas Pérez, un jugador letal para los rivales y básico para el juego blanquiazul.
El delantero no entró en convocatoria por precaución, para no forzar y estar listo de cara al encuentro contra el Granada, así que Víctor deberá recomponer el equipo para la visita a Cornellá.
Las incógitas se ubican en la punta y el mediocentro. El entrenador probó con Oriol Riera como sustituto de Lucas, aunque Jonathan Rodríguez está en la lista de convocados y también tiene sus opciones. A tenor de lo que ha trabajado Víctor, parece que el punta catalán tiene más posibilidades. La otra duda está en la media. Borges podría entrar acompañanando a Álex Bergantiños y Mosquera. En ese caso el Depor formaría con un ‘trivote’ emulando al más puro Irureta.
De hecho, Víctor tiene cosas de ‘Jabo’. Además de la posibilidad de jugar con tres mediocentros como hacía el irundarra, también es amigo de reforzar las bandas con los cuatro laterales si lo merece la ocasión. 
Así pues, la portería, con Lux, y la línea defensiva, con la presencia de Juanfran, Sidnei, Arribas y Fernando Navarro, seguiría en la titularidad como viene siendo habitual. En el medio del campo jugarían Álex, Mosquera y Borges, con Fayçal y Luis Alberto como ‘trescuartistas’ y con Oriol en la punta. La otra opción podría ser jugar con un 1-4-2-3-1, dejando a Borges en el banquillo e incluyendo a Fede Cartabia en la línea de tres por detrás del centrodelantero.
La ausencia de Lucas es importante. El ariete no solo marca, también da asistencias y su presencia intimida a cualquier rival. Impide que los equipos a los que se enfrenta el Depor jueguen cómodos desde la defensa, en la primera salida del balón.
El partido se presenta más abierto que nunca. Cornellá es un campo que se da fatal al Depor. No ha ganado en el feudo ‘periquito’ desde su inauguración. De hecho no ha marcado y, encima, hoy llega sin el ‘pichichi’ del equipo. Pero también es un día para que algunos futbolistas, como Oriol o Jona, se reivindiquen. Para que los compañeros le dediquen la victoria a los que -como el propio Lucas- no ha podido viajar a Barcelona. Para romper la racha sin victorias, para seguir creciendo.
Como de costumbre el Depor estará acompañado en la grada por un buen número de aficionados que se dejarán la garganta. Cuando el equipo llegó al hotel de concentración ya comprobó que siempre hay algún deportivista allá donde vaya, pues varios peñistas de Barcelona estaban cerca del cuartel general blanquiazul. Si a todo ello sumamos que el rival no está para demasiadas fiestas y que la presión está agobiando a los espanyolistas, se puede romper una lanza en favor de un moderado optimismo. Todos sabemos que la salvación pasa por Riazor (Granada, Las Palmas, Levante) pero de ganar esta noche el camino será más llano, más fácil. Hay oportunidades que no se deben dejar escapar.

Sobrevivir sin Lucas