El artefacto colocado en la sede del PP de Meis debía explotar a primera hora

07 mayo 2012. meis. importante operativo en el centro de o mosteiro, en meis, donde fue hallado un artefacto explosivo listo para su detonación ante la sede del partido popular, situada en la travesía de médico paz, número 31.
|

  El artefacto explosivo de tres kilos de pólvora colocado el lunes en la localidad pontevedresa de Meis pudo haber causado mucho más daño del que se preveía puesto que estaba programado para que se activara a las 09.00 horas y no a las 03.00 horas de la madrugada como se pensó en un inicio, según indicaron ayer fuentes de la investigación consultadas.

El grupo de expertos en desactivación de explosivos Tedax, de la Guardia Civil, observó inicialmente que el programador, dañado por una explosión controlada, había sido programado para las 03.00 horas, pero tras un minucioso examen en el laboratorio comprobó que realmente la activación estaba programada a las 09.00 horas.

A las 10.00 horas el instituto armado tuvo constancia de la presencia del artefacto colocado en la puerta de la sede situada en la calle Médico Paz García, de Mosteiro, en las inmediaciones del campo de futbol. Por lo que de haber estallado hubiera podido ocasionar graves daños materiales e incluso personales.

Asimismo, la olla a presión contenía en total tres kilogramos de pólvora prensada que “al estar cerrada y con el detonador provocaría una fuerte explosión que podría haber causado muertes teniendo en cuenta que a esa hora pasan por la zona personas que van al trabajo, niños que se trasladan al colegio, hay un supermercado cerca”, señaló el jefe de Protección Civil en la localidad pontevedresa, Jorge Fariña.

 

Inconscientes > En declaraciones, Fariña indicó que los autores de la colocación del explosivo quizás quisieron llamar la atención y “tal vez la inconsciencia les llevó a no calcular que a esa hora circula gente por la calle e igual querían causar daños en la sede”, pero “lo importante es que no pasó nada”.

Destacó la prudencia de un vecino de la zona que observó la olla a presión e “hizo lo que debía: avisar a la Guardia Civil”, aunque advirtió: “No se que habría pasado si la llegan a colocar a unos metros, en la puerta de su hermano, igual la hubiera cogido pensando que le había quedado olvidada y entonces si que podría pasar algo”.

Nadie ha reivindicado la colocación del artefacto, aunque la Guardia Civil sospecha que se trata de un grupo pro-independentista gallego.

Las tres fuerzas políticas con representación parlamentaria en Galicia condenaron este intento de atentado y coincidieron en expresar su más firme repulsa contra cualquier tipo de acto violento. Populares, socialistas y nacionalistas aseguraron que en Galicia estas acciones no tienen cabida.

El artefacto colocado en la sede del PP de Meis debía explotar a primera hora