La lluvia y el viento derrotan a la tradición del globo de Os Castros

|

El Ideal Gallego-2011-07-19-015-3f28295c

r.l.  > a coruña
  No es el primer año que el globo de Os Castros se queda en tierra, pero nadie recordaba un 18 de julio tan poco veraniego como el de anoche. Desde primera hora de la tarde los intensos e incesantes chaparrones y el viento “in crescendo” vaticinaban el final.
Pese a que hacia las once de la noche, ya en plena cuenta atrás para el despegue, una ligera tregua hizo concebir la esperanza, finalmente el consejo común fue desistir.  
De hecho, no fue hasta última hora cuando Juan García Suárez, el artesano responsable desde hace más de una década de la construcción y lanzamiento del aerostato, se decidió a cargar el artefacto en un camión y llevarlo hasta la explanada de Casablanca.
Pero fue en vano. Los cuarenta kilos de papel parecían cuatrocientos con el peso del agua que le había caído encima. A medianoche, hora fijada para la ceremonia, apenas dos docenas de personas merodeaban por la zona a la espera del milagro. A la espera de ver en todo su esplendor los 13 metros de alto y casi 25 de diámetro de una estructura cuya fabricación ha llevado varias semanas.
No es la primera vez que fracasa el lanzamiento, aunque los expertos temen más al viento que a la lluvia. La primera vez que el tiempo hizo fracasar la elevación del globo, en 2001, los vecinos se conjuraron para repetir el intento a finales del verano. Estaán decididos a volver a hacerlo.

Tres días de fiesta >
Las fiestas de Os Castros se cerraban así con cierto aroma a decepción– después de tres días de festejos que comenzaban el pasado sábado, a las 12.30 de la mañana, con la celebración de la misa solemne y la posterior procesión de la Virgen del Carmen por las calles del barrio, que ya entonces se las tuvo que ver con la lluvia, más tenue, eso sí, que la que anoche echó por tierra el final de las fiestas patronales.
Durante todo el fin de semana se celebraron diversas actividades como el campeonato de pesca El Puntal, en el que se dieron cita los más jóvenes, que compitieron en las categorías de alevín e infantil.  
El sábado por la tarde, desde las 18.00 horas se celebró el concurso de mascotas en el que el experto jurado tuvo que elegir al animal más original como ganador.
A pesar de la decepción que supuso el traspié de anoche, la fiesta concluyó, como estaba previsto, con la música del grupo Verasalles, solo para los bailarines más valientes, y la sesión de fuegos de artificio. Minuto cero para las fiestas de 2012.

La lluvia y el viento derrotan a la tradición del globo de Os Castros