El Parlamento del Reino Unido sufre un intento de ataque informático

Guardas de Coldstream (Escocia) hacen guardia en las inmediaciones del Parlamento británico | efe
|

Las cuentas de correo electrónico de cientos de diputados, ayudantes y personal del Parlamento británico sufrieron un intento de ataque informático “prolongado y decidido” en un intento de averiguar contraseñas más débiles.


“Las Cámaras del Parlamento han descubierto intentos de acceso a cuentas de usuarios parlamentarios no autorizados”, explicó un portavoz parlamentario al periódico británico “The Independent”. “Continuamos investigando este incidente y tomando medidas adicionales para asegurar la red informática, en colaboración con el Centro de Seguridad Nacional Cibernética”, añadió el portavoz parlamentario.


Los parlamentarios fueron avisados del ataque informático el viernes por la noche mediante un correo que explicaba que se había producido una “actividad inusual” y que había “evidencia de un intento de ciberataque”. Ayer no pudieron acceder a sus cuentas de correo electrónico.


“Una investigación más profunda de nuestro equipo ha confirmado que los hackers llevaron a cabo un ataque prolongado y decidido en todas las cuentas de usuarios parlamentarios en el intento de identificar contraseñas débiles”, según un mensaje visto por el “Huffington Post”.

Primer paso
“Las cuentas de email son una gran fuente de información para hackers, por lo que comprometer estas cuentas suele ser el primer paso en un ataque informático más sofisticado”, explicó el consejero delegado de la plataforma de seguridad cibernética CybSafe, Oz Alashe. “Afortunadamente, parece que este ataque ha sido detectado a tiempo y bloqueado, esperemos que no se haya perdido información sensible para los hackers”, añadió. El intento de ataque se produjo días después de que se informara de que varios hackers rusos habían puesto a la venta en internet contraseñas de ministros, embajadores y altos cargos de la Policía.


Por otro lado, el ciberataque protagonizado por el ransomware WannaCry, que afectó el pasado mes de mayo al funcionamiento de empresas y organizaciones de más de un centenar de países, todavía no está totalmente erradicado. Su última víctima ha sido la compañía automovilística Honda, que se ha visto obligada a interrumpir la actividad de una de sus plantas durante un día por la acción de este virus.


La empresa confirmó el pasado jueves que WannaCry afectó a la red informática de su planta de Sayama, situada al noroeste de Tokio (Japón), donde se fabrican modelos como el Accord Sedán, el Odyssey Minivan y el StepWGN compacto, y se producen cerca de mil vehículos diarios.

El Parlamento del Reino Unido sufre un intento de ataque informático