Sada-Noche de cierre, noche de ilusiones

|

El Ideal Gallego-2011-05-21-019-0f4dc7dc

  reportaje de daniel romero

La noche de cierre de campaña siempre es especial. Y lo es porque, aún teniendo una jornada de reflexión en medio antes de citarse con las urnas, es como la noche de los Reyes Magos para los niños. Hay muchas ilusiones puestas en unas pocas horas, las que durará el recuento de votos mañana por la noche.
Por eso hay que echar el resto el último día en que te dejan pedir el voto. Y no solo los políticos, los candidatos de cada partido que concurren a los comicios, sino los ciudadanos arropando a los suyos, a los que quieren encomendarles la misión de dirigir las riendas de un ayuntamiento que todos insisten en denominar “de las personas”.
Ese resto lo echó el PSOE, por ejemplo, en un mitin en el que su cabeza de lista, Raquel Bolaño, estuvo arropada por sus compañeros, por la militancia, por los simpatizantes... Y por Paco. “Eres grande, Paco”, le decía al iniciar su intervención después de que lo hubiera hecho él, Francisco Vázquez, un “municipalista de corazón” como él mismo se definió.
Más de 150 personas llenaban el salón de la sexta planta del Hotel Sada Marina para desearle suerte a los socialistas al tiempo que veneraban a Vázquez y aplaudían a Bolaño. “Es fundamental que ella sea la primera mujer alcaldesa de Sada”, apuntaba su compañera Cristina Justo, número tres de la lista. Más aplausos.
Como los que se escucharon en el Hostal Miramar con el mitin de Ramón Rodríguez Ares. O en la Casa da Cultura con el BNG de Abel López Soto. O en la plaza de España, donde Fernando Campos reunió a numerosos simpatizantes de aPsi.
El líder del PDSP y exalcalde volvió a juntar a una nutrida representación de vecinos. Fieles seguidores de su gestión y a los que el que fuera regidor conoce bien. “Juana no te vayas, que hay sitio por ahí; Mariano, siéntate aquí”. Parecía una reunión de la comunidad de vecinos, pero es que eso es lo que le gusta a Rodríguez Ares, que se mueve como pez en el agua entre sus conciudadanos. Se sabe líder y eso le sube la adrenalina. Guste o no, es animal político.
El actual alcalde, candidato de nuevo con el BNG, estuvo también muy bien acompañado. El mitin de cierre lo ofrecieron los nacionalistas en un auditorio que llenaban unas 300 personas. Se fueron presentando uno a uno, desde el número nueve hasta el cabeza de lista, a los asistentes. Algunos, ya conocidos por todos, con la gente encandilada. Otros, nuevos en esto, arrancaron los aplausos que les dan la fuerza necesaria para el tan ansiado y temido a la vez Día D.
El otro candidato que acabó en el centro urbano fue Campos. Proyecciones de fotos en el lateral de la Capela de San Roque y una cena que, comulgue uno o no con su programa, llamaba a gritos. Una caldeirada que alimentaba solo con acercarse.
Los otros dos partidos que quedan, PP y ASU, optaron por terminar la campaña en las parroquias. El primero, con Ernesto Anido a la cabeza, se dejó en Meirás su último aliento, confiado en mejorar –“se ha tocado fondo”, reconoció en más de una ocasión– los resultados de hace cuatro años. Por su parte, David Brandariz, al frente del equipo de ASU, se desplazó hasta O Castro para pedir el voto.
Y así se fue llegando, con ambiente festivo, hasta la medianoche, momento en el que entra la prohibición de pedir el voto. Las cartas a los Reyes Magos ya las llevaron los pajes a su destino y éste lo escribirán los sadenses mañana al introducir su voto en la urna.
La campaña ha sido más o menos limpia. La práctica totalidad de los candidatos a la alcaldía han destacado eso durante los últimos debates. Ha habido discrepancias, como es lógico y casi de obligado cumplimiento –de otra manera no habría elecciones–, pero, salvo algún rifirrafe entre Rodríguez Ares y el PP, se ha respetado bastante al adversario. Y que dure, pensarán.


 

Sada-Noche de cierre, noche de ilusiones