Varela fija el combate contra la corrupción como una prioridad

carlos gil, en el centro, con pedro pastor y carlos varela quintana
|

El fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, ha apuntado a la lucha contra la corrupción como una de las prioridades para el próximo año judicial y ha reclamado a los responsables públicos que "prestigien la acción política" abandonando la judicialización de sus actuaciones.
"El actual modelo institucional de combate de la corrupción no resulta satisfactorio. El combate de la corrupción en España es sobre todo represivo y reactivo y, por eso, demasiado dependiente de la denuncia como fuente de información", ha afirmado Varela.
En su intervención durante la inauguración del año judicial en Galicia, el fiscal superior ha apostado por la "prevención y educación" como bases para luchar contra la corrupción, uno de las principales preocupaciones para los ciudadanos, a través de la creación de un órgano preventivo de control y de planes específicos en cada departamento administrativo .
"Sin voluntad política, sin un adecuado control de la administración pública, sin una apuesta decidida por la prevención y sin un aparato de justicia capaz y resuelto, no podrá haber un combate eficaz de la corrupción", ha afirmado.
Varela ha insistido en que "ninguna ley de transparencia" será eficaz "si no es capaz de aplicar instrumentos específicos de control preventivo" y ha alertado de que si la corrupción "invade impunemente la sociedad" sin una respuesta judicial adecuada "corremos el riesgo de caer en la caza de brujas y el descrédito total".
A este respecto, Varela ha pedido a los responsables públicos que "prestigien la acción política" abandonando las prácticas habituales de denuncias ante los tribunales y amparo en la presunción de inocencia que lleva a la judicialización de la vida política.
"Se confunden dos conceptos: la responsabilidad penal, que es subjetiva y requiere la fijación nítida y firme de los hechos que conduzcan a un convencimiento judicial de culpabilidad; y la responsabilidad política que tan sólo requiere el convencimiento político-ético o político-moral de esa culpabilidad", ha subrayado.
"En democracia, no todo lo que es legal es necesariamente justo, ni todo lo que es moralmente condenable es necesariamente delito", ha añadido.
Finalmente, Varela ha alertado de la "tolerancia social" contra determinado tipo de prácticas corruptas como el "enchufismo" o el "clientelismo político" y ha puesto el foco sobre la administración local, uno de las administraciones más afectadas "por los escándalos de corrupción".
En el acto de inauguración del curso judicial, al que ha acudido el conselleiro de Justicia, Alfonso Rueda, ha intervenido también el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, Miguel Ángel Cadenas, quien ha vuelto a fijar la modernización de la justicia y la definición de la nueva oficial judicial como retos para el próximo año.
Asimismo, ha avanzado que los tribunales superiores de las distintas comunidades autónomas trabajan para la celebración, en mayo de 2014, del 25 aniversario de su constitución.
En el repaso al curso anterior, Cadenas ha destacado el esfuerzo para hacer frente a causa tan importante como el juicio del Prestige, cuyo fallo se conocerá entre el 10 y el 15 del próximo mes, y las demandas por la comercialización de participaciones preferentes, que en este momento rozan las 4.000 y han obligado a poner en marcha juzgados de refuerzo para garantizar la tutela judicial efectiva de los afectados.

Varela fija el combate contra la corrupción como una prioridad