Obras extenderá el sistema antirrobo de Meicende a todo el alumbrado público

El sistema del alumbrado estuvo a prueba dos meses en el paseo del embalse de Meicende javier alborés
|

  La última vez que el Ayuntamiento repuso el cable robado de las farolas del paseo del embalse de Meicende duró “dos días”. Hartos de gastar en reparar el alumbrado público por los amigos del metal ajeno, la Concejalía de Obras decidió probar un nuevo sistema en Meicende. Después de sobrevivir un tiempo prudencial, el gobierno local ha dado por válido el método y ha decidido llevarlo al resto del alumbrado de las parroquias.

José Ramón Amado, edil de Obras, explica que se trata de un método “experimental” que ha dado sus frutos, porque, frente a los dos días que duró la última vez que lo repusieron en Meicende, en esta ocasión ha pervivido “dos meses”. El responsable del departamento prefiere no dar demasiadas “pitas, no vaya a ser” sobre el método que se emplea y señala que se han incrementado las medidas de seguridad en los puntos más delicados.

Cada vez que los ladrones arrancan el cable en el paseo del núcleo urbano, las arcas municipales tienen que invertir 6.000 euros en su arreglo. A finales del año pasado, el Ayuntamiento tuvo que habilitar una partida de 90.000 euros para poder subsanar los puntos de luz afectados por estos hurtos.

El paseo de Loureda, uno de los más castigados, será el siguiente lugar donde se aplique el método

 

De ahí, subraya el concejal, la importancia de haber encontrado un método que, aunque no sea infalible, sí se lo ponga lo más difícil posible a los malhechores.

Recientemente, los cacos intentaron llevarse el cable de cobre en el paseo de Loureda. “Se llevaron una parte”, lamenta el concejal que señala que la reposición del mismo se realizará con el “sistema de Meicende”. En este sentido indica que “todo el cable que sea enterrado” se irá sustituyendo con el mismo mecanismo.

 Lavado de cara > En otro orden de cosas, Amado anuncia la intención del gobierno local en ejecutar varios arreglos en el mismo entorno del paseo de Meicende.

En primer lugar, se arreglará la barandilla de madera de “todo el perimetral del embalse”. A continuación, se llevarán a cabo una serie de actuaciones relacionadas con la jardinería.

“Queremos ordenar y buscar elementos de decoro para lograr un embellecimiento de la zona”, apunta Amado, que extiende el proyecto en el embalse al mobiliario urbano. Una serie de medidas que se complementarán con la sustitución de los elementos de los juegos infantiles y de los módulos biosaludables.

Pero el empeño del concejal de mejorar el aspecto de la vía pública no se quedan en Meicende. De este modo, Amado señala que su departamento realizará una segunda fase de puesta a punto del paseo fluvial de Arteixo.

Además de la limpieza de lodos del cauce del río, el edil explica que se están sustituyendo “los terrazos rotos en el paseo”. A mayores, también se va a arreglar el “alumbrado pequeño que llevaba años sin funcionar, como el de los puentes”, indica.

La intención del concejal es que todo el entorno del paseo como el de la zona peatonal del núcleo urbano cuente con un aspecto similar. Para ello, desde su departamento promoverán la homogeneización de elementos.

Obras extenderá el sistema antirrobo de Meicende a todo el alumbrado público