Rosario Porto aparece desmayada en su celda tras ingerir varias pastillas

24 febrero 2016 / 23 noviembre 2016 página 23 A Coruña.- La Fiscalía rechaza la "teoría de la conspiración" que denuncia la defensa de Rosario Porto Alfonso Basterra y Rosario Porto, momentos antes de que empezara la vi
|

Rosario Porto, madre de Asunta Basterra, apareció ayer desmayada en su celda de la cárcel de Teixeiro, en la que cumple condena por el asesinato de su hija en septiembre de 2013, tras ingerir varias pastillas, coincidiendo con el día en que iba a ser trasladada de prisión, para cumplir condena en la de A Lama, en Pontevedra.

Fuentes penitenciarias confirmaron que este jueves le había sido comunicado su traslado desde Teixeiro a la cárcel de A Lama, un procedimiento habitual en estos casos una vez que la condena es firme. Así, precisaron que dentro de este proceso se realizan unos informes que se envían a Instituciones Penitenciarias, que decide la cárcel de cumplimiento final de la condena.

Las mismas fuentes aseguraron que no es la primera vez que Rosario Porto actúa de una forma similar cuando “recibe una noticia que no le gusta”, e hicieron notar que la ingesta de pastillas coincidió con la hora de recuento de presos, en torno a las 08.00 horas, con lo que entienden que se trató de una “llamada de atención” y no un intento real de quitarse la vida.
Además, indicaron que, al contrario que en otras ocasiones, cuando recibió la noticia del traslado para A Lama no mostró ningún comportamiento fuera de lo “normal”, lo cual sí hizo, afirmaron, en otros momentos. Por ello, no se le puso ninguna persona de apoyo en la celda.

Al respecto de cómo tuvo acceso a las pastillas, estas mismas fuentes lo atribuyen a la medicación habitual que toma la presa y la posibilidad de conseguir otros fármacos de otros internos.

Tras ser localizada en su celda, Rosario Porto fue trasladada en ambulancia al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), donde permanece escoltada e ingresada en la UCI.

Rosario Porto, al igual que su exmarido Alfonso Basterra, cumple una condena de 18 años de prisión por el asesinato de su hija adoptiva, Asunta Basterra, un crimen ocurrido en las inmediaciones de Santiago en septiembre de 2013.
A raíz de las primeras indagaciones, que comenzaron la misma madrugada de la desaparición de la niña, la madre de la menor fue detenida el día 24 de septiembre, tras asistir a la incineración de su hija. El padre, Alfonso Basterra, fue detenido al día siguiente, en el transcurso de un registro.

Ambos permanecieron en prisión provisional en la cárcel de Teixeiro hasta el juicio por el crimen, que se inició el 29 de septiembre de 2015. n

Rosario Porto aparece desmayada en su celda tras ingerir varias pastillas