Los fuertes vientos traídos por “Hugo” provocan un centenar de incidencias

El Ideal Gallego-2018-03-25-003-59930336
|

Los servicios de emergencias atendieron cerca de un centenar de incidencias durante la madrugada y el día de ayer que se saldaron sin heridos. La mayor parte fueron provocadas por los fuertes vientos de la borrasca “Hugo”, que por momentos rozaron los 100 kilómetros por hora.
El último de los temporales que recibió la ciudad provocó numerosas intervenciones de la Policía Local, Protección Civil y Bomberos, estos últimos “desbordados” desde la madrugada. La retirada de objetos que invadían la vía pública y el desprendimiento de materiales e infraestructuras centraron la mayor parte de las intervenciones, la mayoría de pequeña entidad. El Paseo Marítimo fue cortado a los peatones a primera hora de la mañana frente al hotel Riazor y las Esclavas por la llegada del mar a la calzada.
Sin embargo, algunas revistieron cierta importancia como la caída de un andamio de obra sobre varios vehículos en Ramón y Cajal o el levantamiento de parte del tejado de la Facultad de Ciencias y de uralitas del estadio de Riazor.
Mientras, la caída de placas de la fachada del edificio de Hacienda en Comandante Fontanes obligó a cortar el tráfico en el túnel de Juana de Vega en sentido hacia el Paseo Marítimo desde las 13.55 horas y la previsión es que reabra hoy ya que los Bomberos no pudieron actuar en toda la tarde por el fuerte viento.

Diversa naturaleza
Las mayores rachas se registraron en el Dique de Abrigo y punta Langosteira, 98,4 y 99,1  kilómetros por hora respectivamente, y la boya que hay en este último lugar registró olas de hasta 16 metros por la mañana. Como consecuencia del fuerte viento hubo un reguero de incidencias por toda la ciudad por la caída de planchas, desplazamiento de contenedores, semáforos, señales y otros elementos sueltos y el desprendimientos de cornisas y partes de fachadas.
En el mar también se dejaron notar los efectos de “Hugo” y Salvamento Marítimo tuvo que actuar para recuperar la baliza del “Chino” que había sido dañada. Alvedro tampoco escapó al fuerte viento y el vuelo procedente de Lisboa se canceló, mientras que uno a Madrid fue reprogramado para operar con un avión más grande que por su tamaño tuvo que optar utilizar el aeropuerto de Santiago. Para la jornada de hoy se mantiene la alerta naranja, por lo que el Ayuntamiento mantendrá cerrados playas, parques y jardines. 
El área metropolitana también sufrió los efectos de una borrasca que obligó a activar la alerta roja en el litoral durante la noche. Los servicios de emergencia de los diferentes municipios también tuvieron que atender numerosas incidencias, la mayoría de ellas relacionadas con la caída de árboles, postes o planchas. Una de las situaciones más llamativas se produjo en Miño, donde el viento arrastró la arena de la duna de la playa grande hasta la calzada. l
 

Los fuertes vientos traídos por “Hugo” provocan un centenar de incidencias