Fomento trabaja en un modelo para que las autopistas puedan atender su deuda

Vista del área de peaje de la autopista AP-66. EFE/Archivo
|

El Ministerio de Fomento ha asegurado hoy que el Gobierno trabaja en un modelo que permita que las autopistas que actualmente tienen problemas financieros puedan atender su deuda y pagar sus obligaciones con los flujos que generen en los próximos años.

Según ha señalado el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, durante un acto organizado por el Clúster Marítimo Español, el objetivo es que el pasivo que arrastran estas concesionarias de autopistas de peaje no se tenga que pagar con impuestos de los ciudadanos.

La titular de Fomento, Ana Pastor, ya avanzó ayer en el Congreso de los Diputados que la solución que baraja el Ejecutivo para garantizar la viabilidad de las autopistas de peaje en quiebra busca no poner dinero público, que las vías puedan seguir funcionando y que los ingresos de las concesionarias sean capaces de atender los intereses de la deuda.

En este sentido, insistió en que el Gobierno trabaja para que la decisión que se tome no cueste ni un euro a los ciudadanos y para que el Estado no tenga que poner 3.000 ó 5.000 millones de euros, por lo que ha apelado a la responsabilidad de todos.

El Ejecutivo ha planteado a la banca y concesionarias de autopistas una quita a la deuda total, que asciende a 4.600 millones de euros (en su mayoría -4.000 millones- pasivo financiero y el resto deuda comercial) y la creación de un fondo de titulización que emita bonos a 30 años con una rentabilidad mínima del 1 % (porcentaje que podría incrementarse hasta el 4,3 % en función de determinadas variables, entre ellas los tráficos de estas vías).

Desde los bancos reclaman que estos bonos estén garantizados por el Estado o que se mejore la rentabilidad fija que devengarán estos bonos para que lo que se reciba no esté por debajo de lo que se paga ahora por el bono español a 30 años: 4,162 %.

El sector constructor y concesional piden que los bonos a 30 años que en un principio serían emitidos por la sociedad pública que aglutinaría a estas carreteras puedan ser comprados por terceros, fundamentalmente bancos, sin una penalización del 10 %.

Unas propuestas que evalúa en estos momentos el Ministerio de Fomento sin visos de una nueva reunión antes de Semana Santa.

Fomento trabaja en un modelo para que las autopistas puedan atender su deuda