El Lugo, a ganar y meter presión a sus perseguidores

Luis Suárez, uno de los peligros del conjunto zaragozano que visita esta tarde al Lugo | efe
|

El Zaragoza retomó la competición tras la COVID-19 con una derrota ante el Alcorcón (1-3) en La Romareda y se ha quedado a tiro del Almería y el Huesca, que amenazan su segunda plaza y le obligan a superar a domicilio a un Lugo que pretende aprovechar los enfrentamientos directos de esta jornada para alejarse del descenso. 

Para ello,  el principal objetivo que tiene marcado el conjunto que dirige Víctor Fernández es evitar que se repitan los errores cometidos frente al conjunto madrileño y que fueron los causantes de la clara derrota. Los tres tantos de su rival llegaron como consecuencia de fallos de la zaga zaragocista, y los dos primeros con apenas dos minutos de diferencia, que dejaron el partido visto para sentencia ante la falta de reacción del bloque maño. 

Al equipo zaragozano se le han torcido las cosas desde la pasada semana ya que perdió a sus dos laterales derechos, Carlos Vigaray y Julián Delmás, para el enfrentamiento ante el Alcorcón, que tampoco estarán frente al Lugo, y su técnico no podrá contar con el sustituto de ambos, el central Alberto Guitián, que además de cumplir ciclo de tarjetas estará varias semanas de baja por un edema óseo. 

Esto va a obligar a Víctor Fernández, muy posiblemente, a tener que contar con el internacional juvenil Alejandro Francés para dicha posición. Otras opciones serían recolocar a los centrocampistas Alberto Zapater o Raúl Guti, si bien el primero de ellos carece de rodaje y podría ver mermadas sus opciones por ello. 

Tampoco estará el delantero Javi Puado, hombre importante en el esquema del equipo y que no pudo jugar frente al Alcorcón, así como el meta Cristian Álvarez, sancionado. 

El equipo gallego regresa al Anxo Carro después de haber firmado una remontada a domicilio casi tres años después de la anterior, un triunfo vital que le ha permitido adelantar al Albacete, el Deportivo y el Oviedo en la clasificación. 

La victoria ante el Racing de Santander, en un partido en el que aprovechó la expulsión que sufrieron los cántabros en el inicio de la segunda parte, ha subido la moral y confianza del bloque que dirige Curro Torres.  Los lucenses han encadenado seis jornadas sin perder (tres victorias y tres empates) y un nuevo triunfo les alejaría aún más de las posiciones de descenso porque mañana habrá dos duelos directos entre que le persiguen: el Oviedo recibe al Depor y el Albacete visita al Extremadura.

El Lugo, a ganar y meter presión a sus perseguidores