Los minoritarios denuncian que el convenio de Pescanova fue una “estafa”

Los accionistas piden a la CNMV y a la justicia que actúen de oficio para anular el convenio archivo ec
|

Minoritarios de Pescanova denunciaron que el convenio de acreedores de la firma gallega fue “una estafa” y que fueron engañados para que se aprobara, según señalaron a través de un comunicado.
En concreto, el accionista minoritario Lorenzo Ramet denunció que, incluso antes de que se aprobara el convenio, la antigua cúpula de la empresa no decía “toda la verdad” de lo que se recogía en el convenio, que “todo era un engaño con el único propósito de que se aprobara”.
Ramet también subrayó que se les ocultó la verdad, que la aprobación del convenio dejaría a la antigua Pescanova sin negocio, sin patrimonio, sin trabajadores, “sin nada”, y que todo pasaría a la Nueva Pescanova, sepultando a los minoritarios a perderlo todo y sin posibilidad de volver a la Bolsa.
Así, los minoritarios exigen que se “haga pública toda la verdad del calvario” que están pasando los 9.000 accionistas que “han sido engañados por partida doble” y que se “haga justicia”, por lo que piden tanto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como a la justicia que actúen de oficio anulando el convenio o buscando una salida digna a las familias que están atrapadas en Pescanova.
Hace unos días, la Comisión Nacional del Mercado de Valores solicitó a Pescanova información adicional para evaluar su posible regreso a la Bolsa, ya que la suministrada hasta la fecha por la compañía no es completa.
En concreto, el supervisor de los mercados recibió el pasado 5 de octubre de 2015 una solicitud de levantamiento de suspensión de cotización de las acciones de Pescanova, por lo que remitió un requerimiento a la firma ese mismo mes, recibiéndose su respuesta el pasado día 12.
Tras analizar el contenido de la respuesta, la CNMV considera que la información suministrada está incompleta, por lo que pide a la compañía gallega documentación adicional para evaluar su solicitud de levantamiento de suspensión de cotización, lo que ocurrió en marzo de 2013 y desató la crisis de la empresa.
La CNMV solicita la actualización del plan de viabilidad de Pescanova para adecuarse al nuevo plan de negocio de Nueva Pescanova y explicaciones sobre los motivos que justifican la evolución “dispar” que se desprende de las proyecciones para este ejercicio referidas en el plan de negocio con respecto a las cifras que se incluyen por Nueva Pescanova en su informe de gestión.
Asimismo, solicita explicaciones detalladas sobre el impacto a nivel consolidado derivado de las reclamaciones por garantías que las filiales de Pescanova habían concedido a favor de ciertos acreedores de Pescanova y Pescafina, y que supusieron un nuevo pasivo para dichas filiales por importe de 668 millones.

Los minoritarios denuncian que el convenio de Pescanova fue una “estafa”