La recaudación por la anulación de multas de la ORA irá al Ayuntamiento

Un vehículo multado en una de las zona ORA de la ciudad patricia g. fraga
|

La ORA volverá al salón de plenos el próximo lunes después de que el interventor municipal emitiese un informe en el que dictó que la recaudación procedente de la anulación de multas irá a parar a las arcas del Ayuntamiento y no a la concesionaria. El Gobierno local presentará una modificación puntual de esta ordenanza en la sesión después de que el resto de grupos se abstuviesen en la votación de la comisión de Movilidad.
Menos de un mes después de que el PP y el PSOE tumbasen la modificación de la ordenanza reguladora de la ORA y se aprobase el reglamento fiscal en el pleno, la Marea presentará la próxima semana una variación menos ambiciosa, pero con la que pretende que se puedan anular las multas puestas tanto por exceso sobre el tiempo pagado como por no haber obtenido el ticket que habilita para el aparcamiento.
De acuerdo al Gobierno municipal, el informe del interventor “establece con claridade e sen marxe de dúbida que os ingresos pola anulación de denuncias serán para o Concello e non para a empresa concesionaria do servizo da ORA, en virtude do equilibrio económico do contrato”.
Desde la oposición se había criticado con anterioridad que no quedaba claro quién se llevaría el dinero procedente de la anulación de las multas y consideraban que las cancelaciones estaban recogidas como tarifas, por lo que la recaudación sería para la concesionaria del servicio.
Aunque la anulación de las multas se mantiene como tarifa y no como sanción (estas van al Ayuntamiento), el interventor señala que el dinero será para las arcas municipales.
Sin embargo, fuentes cercanas al proceso señalan que la empresa podría intentar recurrir esta decisión si finalmente recibe la aprobación del pleno el próximo lunes.

dudas sobre la votación
Después de abstenerse en la comisión de Movilidad de ayer, queda por ver qué harán el PSOE y el PP en la sesión plenaria. Si el asunto recibe el visto bueno, el Gobierno municipal dotaría a la ordenanza fiscal de la cobertura y la seguridad jurídica necesarias para comenzar a implantar esta medida.
Este último episodio se suma a otros que tuvo que afrontar la Marea en torno a la ORA, el primero de ellos cuando intentó remunicipalizar el servicio y terminó abandonando esta opción.

La recaudación por la anulación de multas de la ORA irá al Ayuntamiento