Automovilistas Europeos considera inválidas las multas de La Marina

El lector de La Marina ha impuesto más de 26.000 multas desde que fue activado en marzo del año pasado | pedro puig
|

Las multas que se expenden por circular por el tramo restringido de la avenida de La Marina son polémicas no solo por el abrumador número que se han impuesto en menos de un año (más de 26.000, lo que ha duplicado el número de sanciones impuestas por el 092), sino también porque se expiden haciendo referencia a un artículo de la ley erróneo, que las invalida. Así lo considera Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que ha recurrido varias de estas sanciones impuestas a sus asociadas.
“Hay un error de concepto, pero es un error subsanable”, explica el experto. El afectado tiene 20 días de plazo para recurrirla y solo si la Administración local subsana el error y envía una respuesta antes de tres meses, el conductor tendrá que pagarla. De lo contrario, se habrá librado de tener que abonar la sanción.

El quid de la cuestión es que en la multa se puede leer que se impone por circular con un vehículo no autorizado por una vía de circulación restringida fuera de horario. Esto es correcto, pero el número de referencia de la ley de seguridad vial que incluye el documento es el 66/2”, que no hace referencia a nada parecido. “No hay correspondencia, es incongruente”. Las denuncias resultan así invalidadas por este defecto de forma. “Nosotros ya lo hemos hecho”, comentó.

“Es una barbaridad”
Arnaldo se mostró muy crítico con la forma en la que se están imponiendo las calles de circulación restringida. “En Madrid también pasa, y se están convirtiendo en coladeros de multas: antes los turistas se llevaban de recuerdo madroños, ahora se llevan sanciones”, ironizó y aseguró que un incremento tan exponencial en el número de multas es “una barbaridad, un escándalo, puesto que el objetivo es que cada vez se pongan menos multas, eso significa que se está haciendo mal”.
También señaló que el Ayuntamiento no debe nunca demorar el envío de multas por ninguna razón, para que así el sancionado pueda corregir su actitud y no cometer el mismo fallo una vez más. Según recuerda el presidente de AEA, el objetivo de una multa es precisamente es disuadir al conductor de cometer una infracción, algo que malamente puede hacer si ignora lo que ha hecho hasta que le llegan varias: “Parece que el Ayuntamiento de A Coruña lo quiere es recaudar”.

Automovilistas Europeos considera inválidas las multas de La Marina