El futuro de la Fábrica de Armas sigue en el aire tras concluir sin avances la “semana decisiva”

22 octubre 2013 A Coruña.- La pantilla de la Fábrica de Armas se atrinchera para urgir una solución
|

Las esperanzas estaban puestas en la semana que hoy concluye, pero ni los trabajadores ni los miembros del grupo IFFE han podido celebrar ninguna buena noticia con relación a la Fábrica de Armas. El comité de empresa hablaba el pasado lunes de que esta sería “la semana decisiva” para la reactivación de la factoría coruñesa. De hecho, apuntaba a que sería el instituto financiero de Oleiros el que podría anunciar en no más de siete días la adjudicación de su proyecto industrial por parte de Defensa. Sin embargo, nada de eso ha sucedido.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, daba la pista el día 18 al mostrar un apoyo público, aunque velado, a la propuesta de IFFE. Feijóo avanzaba entonces que la Xunta respaldaría el plan industrial si cumplía “todos los requisitos”. Esto era, si el plan de negocio satisfacía las exigencias de la Consellería de Industria y si aportaba cierta solvencia económica. También habló entonces de que faltarían “flecos” para completar toda la documentación del expediente de IFFE, algo que se subsanaría días después, el lunes, según explicó la representación sindical de la planta.

optimismo
El optimismo también creció a lo largo de la semana con la reunión mantenida en Madrid entre representantes del grupo IFFE y miembros del ministerio de Defensa. En este encuentro, los portavoces del grupo inversor presentaron ante el Gobierno su plan industrial, su plan de negocio y el acuerdo social alcanzado con los 71 trabajadores despedidos, que apuestan por que sea este plan el que obtenga la concesión de la planta. Tras las conversaciones con IFFE, Defensa también requirió cierta documentación para completar este expediente. También se celebró otra reunión que dejó buen sabor de boca al comité. Fue la que el pasado jueves mantenían los trabajadores con el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, quien les habría prometido interceder ante la multinacional General Dynamics para evitar que esta desmantelara la fábrica, y ante Defensa, en esta ocasión para urgir al ministerio una decisión.

retroceso
Sin embargo el propio Juárez daba un paso atrás apenas un día después, y el viernes aseguraba que la decisión de Defensa no podría producirse hasta que el Gobierno recuperara los terrenos. Esto es, hasta que los actuales titulares dejaran libre la factoría y se completara el proceso de retrocesión.
Después de esta palabras del delegado, la incógnita volvía a planear sobre el futuro de la Fábrica de Armas. Se cierra la que iba a ser la semana decisiva para retomar al actividad industrial. Y no solo se cierra sin ningún avance, sino que además, los nuevos planes del Gobierno podrían poner en serio peligro la reapertura de la planta. Los trabajadores siempre han mantenido que cerrar la factoría dificultaría mucho volver a abrirla, por lo que desde el pasado 28 de junio mantienen un encierro en el interior. Allí se siguen encargando del mantenimiento de las máquinas y las instalaciones, para evitar que se deterioren.
Sin embargo, el nuevo calendario marcado por el ejecutivo obliga a esperar a que General Dynamics abandone del todo la planta, algo que los trabajadores piensan que podría comenzar a hacer mañana mismo. Pero no lo van a consentir. Encerrados de forma indefinida desde el pasado lunes, se atrincheran dentro de los muros de Pedralonga para seguir luchando por el futuro de la fábrica. Por ello, avisan de que no permitirán que se saque “ni un tornillo”. Tampoco documentación sobre los procesos, ni nada que ponga en riesgo “el futuro del empleo industrial en la ciudad”, sostienen.

El futuro de la Fábrica de Armas sigue en el aire tras concluir sin avances la “semana decisiva”