Los cañones de la batería de O Parrote pierden la contienda frente al descuido y el abandono

Las piezas de artillería fueron traídas del Castillo de Monterrei en los cincuenta javier alborés
|

Los visitantes de la parte antigua de la ciudad que llegan hasta O Parrote se encuentran con una batería de cañones en la que reposan dos grandes piezas de bronce. Pero la falta de mantenimiento ha deteriorado los soportes, fabricados en madera y hierro, que amenazan con romperse. El experto en patrimonio histórico y antiguo director del museo arqueológico del Museo de San Antón, Felipe Senén, denuncia que la falta de mantenimiento ha causado un grave daño a estas cureñas que, si bien son reproducciones, son muy difíciles de sustituir y, sobre todo, muy costosas.
Los cañones son auténtica artillería de época, traídos desde el Castillo de Monterrei hace cincuenta años por el entonces alcalde, Alfonso Molina. “Fue cuando se restauró el jardín de San Carlos”, explica Senén. En cambio, las cureñas que soportan las piezas tuvieron que ser fabricadas de cero, con madera y hierro. “Y todo para que la batería de O Parrote acabara convirtiéndose en un urinario, que es lo que es”, asegura el experto.

muy costosa
“Fue poco antes de que se construyeran las del castillo de San Antón y se hicieron tan bien que prácticamente podían utilizarse”, recuerda Senén. Esas cureñas fueron fabricadas en el parque de artillería que existía entonces en la Maestranza, por personal militar especializado, de manera que son de difícil reposición –“y costosísima”, añade Senén– lo que no ha impedido a los sucesivos gobiernos locales descuidar su mantenimiento (que incluye aceite para conservar el metal) hasta llegar a la situación actual.
Las únicas parecidas que existen en A Coruña se encuentran en el vecino Castillo de San Antón, sosteniendo unos cañones que trajo otro alcalde, José Ramón Liaño. “Siendo yo director, las hizo un alemán especialista en muebles que tenía El Corte Inglés”, recuerda Senén. El resultado fue tan positivo que acudieron desde el Patronato de Granada para examinarlas y poder copiarlas para los cañones del palacio nazarí.
“Esos están bien conservados, porque están en un museo arqueológico. Pero los de O Parrote no. Pasa lo mismo con los que se centran en el jardín de San Carlos, o con los que están en Zalaeta, que nadie sabe qué hacen allí, cuando al Castillo de San Anttón le faltan cañones”, se lamenta este defensor del patrimonio coruñés. n

Los cañones de la batería de O Parrote pierden la contienda frente al descuido y el abandono