El pequeño comercio confía en que las ventas suban este fin de semana

Algunos coruñeses precavidos sí han adelantado sus compras para evitar las grandes aglomeraciones | javier alborés
|

Las ventas propias de la Navidad se ralentizan cada vez más y este año no es diferente. Además el black friday parece haber vuelto a robar parte del éxito a esta campaña y al pequeño comercio le queda esperar que la afluencia de los clientes rezagados y las operaciones se multipliquen tanto hoy como este fin de semana. Ayer ya se veía algo más de movimiento, pero si el impulso no se nota del todo aún quedará la festividad de Reyes para compensar algo los balances del año.
Tanto en la Asociación de Comerciantes Distrito Picasso como en la del Agra-Barcelona reconocen que el ritmo de afluencia de consumidores y de ventas en los últimos días ha sido muy contenido con respecto a otros ejercicios. “Hay algo de movimiento, pero menos de lo que desearíamos”, comenta el presidente de los empresarios de la calle Barcelona, José Manuel Castro, que indica que si bien se vende algo “no todo va tan bien como dice el Gobierno” central.
Desde el punto de vista de su homólogo en la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, “le está costando arrancar” a la campaña pero que el clima sea bueno ayuda bastante. Sobre todo en el centro, porque en los barrios menos céntricos y enfocados más a dar servicio solo a los residentes tampoco eso funciona demasiado.
En la Ciudad Vieja, que está pegada al centro neurálgico del consumo, la agrupación comercial Aceca comenta que no hay la demanda que se esperaba. Por su parte, la representante de la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem), Mariló Fernández, destaca que es pronto para hacer un balance porque este fin de semana será clave. No obstante, indica que “desgraciadamente” en el entorno la “iluminación navideña es escasísima y no ayuda a crear ambiente”.
Son los empresarios los que trabajan para potenciar sus escaparates e incluso abrirán este domingo hasta las seis de la tarde para echar el resto e intentar hacer caja. De cara a futuro están contentos con el recorrido de la cabalgata porque entienden que la gente los podrá conocer.

El efecto del sorteo
Tras muchos años de experiencia, Castro piensa que el nuevo “pistoletazo” de salida se produce después del Gordo que se celebra hoy, toque o no toque. Opina que algo cambia en el ánimo y quizá sea porque las pedreas o las devoluciones ayudan a hacer esas adquisiciones de última hora.
No obstante, nadie descarta que los balances sean algo más bajos que en otras ocasiones porque las promociones del viernes negro funcionan cada vez mejor y la gente se adelanta. l

El pequeño comercio confía en que las ventas suban este fin de semana