Save the Children denuncia la devolución de niños “tiritando y desorientados”

|

Save the Children denunció en un comunicado la devolución de cerca de 1.500 refugiados e inmigrantes a Grecia que, tras pasar varias semanas varados en el campo de Idomeni, decidieron cruzar este lunes la frontera con Macedonia atravesando un río y bordeando la valla fronteriza.
“Después de semanas esperando en condiciones cada vez más terribles, las familias se han ido pensando que ya no tenían nada más que perder”, lamentó una trabajadora de la ONG sobre el terreno, Tanya Steele. “Han preferido meterse en un río peligroso con frío, cruzando hacia un futuro incierto, que quedarse en un limbo que les pueda devolver al mar Egeo”, añadió.
Save the Children denunció las violaciones del Derecho perpetradas por las autoridades macedonias, que en la noche del lunes al martes transportaron en camiones a decenas de refugiados de vuelta al otro lado de la frontera, entre ellos niños que estaban “tiritando, mojados y desorientados”.
“Los refugiados, muchos de los cuales han huido de Siria, Irak y Afganistán, tienen el derecho a que se evalúen sus solicitudes de asilo de forma individual y las devoluciones en masa suelen vulnerar este derecho”, recoge la nota.
Los profesionales de Save the Children presenciaron “impactantes escenas” de inmigrantes que se desmayaron anoche en la carretera y necesitaron atención médica en el pavimento, al raso y con lluvia. La ONG proporcionó mantas y ropa de abrigo a cientos de personas que quedaron bloqueadas tras cruzar Idomeni. En total, cerca de 4.000 refugiados intentaron cruzar el río para llegar a Macedonia, muchos con niños a las espaldas.
La ONG criticó la “vergonzosa respuesta” de los líderes europeos a la crisis migratoria, “que tratan a la gente como moneda de cambio y les deja abandonados sin ninguna opción de futuro”. Además, subrayó el peligro que representa para los menores el acuerdo UE-Turquía que les obligaría a tomar rutas más peligrosas, convirtiéndoles en “blanco fácil” de las redes de trata depersonas.
En este sentido, Save the Children exigió a los líderes europeos que establezcan rutas seguras para los que buscan asilo. 
Igual de dura se mostró ayer la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) quien reiteró que el principio de acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía “supone un desprecio alarmante del Derecho Internacional”.
El director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, envió una carta a los jefes de Estado de la UE para reclamarles que rechacen los nuevos elementos del Plan Conjunto de Acción en el Consejo Europeo de mañana.
Así, recalcó que “existe una contradicción en la base de este plan”, apuntando que las expulsiones colectivas están prohibidas por la Convención Europea sobre Derechos Humanos.
“Las leyes de la UE y sobre refugiados requieren que una demanda sobre la concesión del estatus de refugiado u otra protección subsidiaria sea considerada detenidamente, y que nadie que la formule sea devuelto (a su país) de forma forzosa”, recordó Roth.

Save the Children denuncia la devolución de niños “tiritando y desorientados”