Un “sí, quiero” por videollamada para abrir boca antes de la boda oficial

Arriba, Alejandro y Carla vestidos para “casarse”. Abajo, La gran videollamada que permitió hacer la ceremonia, aunque de forma virtual
|

El sábado 2 de mayo Alejandro Queiro y Carla Fariña, una pareja de A Coruña, debían casarse en el pazo de Sergude. Ayer fue ese día, pero la ceremonia no tuvo lugar como estaba pensada. Aunque la crisis del coronavirus ha pospuesto la celebración de uno de los días más bonitos de su vida, sus amigos no quisieron dejar pasar el día para brindar por ellos y organizarles una “ceremonia” por videoconferencia.

“Fue cosa de nuestros amigos. Cada domingo hacemos una sesión vermú a distancia, nos llamamos para tomar algo y nuestro amigo David nos dijo que el día 2 teníamos que casarnos igual, ponernos todos guapos y hacer la boda”, explica Alejandro Queiro.

Fue el profesor de judo del novio quien ofició el enlace porque, dice Queiro, “ya tiene experiencia”. “Casó a otro amigo nuestro el año pasado y ya se ha autodenominado el padre Ramón”, bromea. Una decena de amigos se pusieron sus mejores galas para asistir al casamiento, en el que Alejandro llevó un traje y Carla un vestido blanco. “Obviamente, los trajes de la boda no pudimos recogerlos y no los teníamos”, explica el novio. 

WhatsApp Image 2020-05-02 at 19.41.26_19533241

Nueva fecha 
La boda oficial ha quedado fijada para el 1 de mayo de 2021 y la pareja agradece el trato dispensado por la empresa que gestiona el pazo de Sergude, Boketé. “Se portaron de diez no, de once. Nos dieron todas las facilidades y para ellos va a ser un año durísimo, seguramente sin facturar apenas”, comenta Queiro, quien relata que Carla y él habían entregado “casi todas las invitaciones” y solo faltaba ultimar los detalles de la fiesta.

Ambos reconocen que en estos momentos “lo importante es la salud” y confían en que la espera sirva para celebrar aún con más ganas su boda. “Fastidia un poco porque tienes la ilusión de que llegue el día, pero ya habrá tiempo de celebrar”, concluye.

Un “sí, quiero” por videollamada para abrir boca antes de la boda oficial