Que pase el siguiente

deporte campeón-2019-05-06-002-88ee2b07
|

El Depor Abanca es un equipo grande, diseñado para las ocasiones especiales. Y ayer tenía una cita más con su corta pero intensa historia. No falló ante las mil almas blanquiazules que llenaron Abegondo. Goleó al Alhama de Murcia y se jugará el ascenso a la Liga Iberdrola contra el Femarguín canario en otra eliminatoria a doble partido, el primero dentro de siete días y nuevamente en casa.

No se fiaba el equipo coruñés de su modesto rival, pese al 0-1 logrado en la ida. Salió en tromba porque no sabe especular y porque se contagió del ambientazo que se vivió en la Ciudad Deportiva. La gestión de las emociones y la dureza de un rival físico y expeditivo aplacaron sus ánimos. No fue tan dominador el Depor como acostumbra y pasó por un momento de duda entre los minutos 10 y 25 de la primera parte. Lo solventó Teresa, motor y capitana del equipo, con un golazo para enmarcar. 


Sentenció con una muestra de pegada nada más empezar la segunda mitad: marcaron Gaby y Peke en dos minutos, sentenció Mérida poco después y cerró la manita Maya cuando el partido era ya una fiesta en la grada.

12 de mayo
El próximo domingo se disputará en Abegondo el partido de ida  de la decisiva eliminatoria por el ascenso


Manu Sánchez, entrenador blanquiazul, realizó dos cambios respecto al partido de la ida. Érika, que relevó a Patri Díaz en el lateral izquierdo, y Raquel, que ocupó el central zurdo –Iris volvió al pivote y Lía empezó en el banquillo–, fueron las novedades. El Alhama presentó un dibujo con las cosas claras: trivote para destruir el juego interior deportivista y tres balas arriba  para tratar de aprovechar los espacios de Abegondo.


Avisó el Depor con un inicio prometedor. A los 19 segundos, forzó su primer córner, y a los dos minutos, acarició el gol en una acción clarísima: Peke recibió sola en el área, regateó a la portera y, casi sin ángulo, cedió atrás para Gaby, pero la venezolana estrelló su remate en una defensa.

Rápida e incisiva, Peke tuvo la segunda gran ocasión blanquiazul con un zurdazo escorado en el área que despejó Mireya a córner. El Alhama se sacudió de la presión con un par de contragolpes y una dura entrada sobre Merino. Es un equipo el murciano que salta al campo como si fuese a la guerra, no rehúye el contacto, le gusta e intimida. No se amilanó el Depor, pero se perdió en ese juego brusco y pasó unos minutos de apuro, aunque sin ver peligrar la eliminatoria.


El punto de inflexión lo marcó Teresa Abelleira en un lanzamiento de falta lateral que parecía ideal para colgar el balón al área. La capitana tenía otros planes y clavó una rosca imposible que cayó del cielo en la misma escuadra de Mireya. Se dio la vuelta, levantó el puño mirando hacia la grada y la afición explotó.


El partido no se rompió hasta la segunda mitad. Salió el Depor enchufado del descanso en búsqueda de la sentencia. Y lo consiguió a balón parado, una de sus principales armas. Botó Teresa un córner desde el perfil izquierdo, el balón volvió en la segunda jugada, centró de nuevo y Gaby entró con todo en el segundo palo para cabecear a la red. Solo dos minutos después, robó Gaby en campo rival y asistió a Peke, presta para hacer hacer el tercero. Punto y final.
El Alhama dimitió del partido con más dureza, aunque Zulema González, colegiada gallega de Primera, solo mostró una amarilla por equipo. A lo suyo, el Depor pudo hacer el cuarto con un taconazo de Peke tras una incorporación de Érika por la banda izquierda.


Y el 4-0 llegó en un libre indirecto lejano de Teresa, otra vez la estrategia. El balón cayó al segundo palo, Mérida cabeceó al poste y en el propio rechace la embocó en la portería desde el suelo. Revivió el Alhama con el gol de Marina en el único despiste de la defensa blanquiazul. Ganó la espalda, se plantó ante Miralles y la regateó para definir a placer.


Honorable e insaciable, el conjunto coruñés tiene por norma jugar siempre hasta el final sin bajar la marcha. Se gustaron las blanquiazules con el balón y buscaron el quinto, la ‘manita’. La completó Maya, futbolista total, mediapunta que se desvivió en la presión y cosió el mediocampo con la delantera. Fue la mejor.


La japonesa, que hace solo unos meses se recuperaba de una grave lesión de rodilla en su país y sin equipo, fichó por el Depor para volver a Primera. En la ida, marcó el tanto del triunfo y ayer, cerró la goleada con un cabezazo en el área pequeña. Quiere más. Que pase el siguiente.

Que pase el siguiente