El PP aprueba de nuevo en solitario el presupuesto y los impuestos de 2014

Parte de los concejales del PP, antes del inicio del último pleno del año Javier alborés
|

Cuatro horas y media. Ese fue el tiempo que ocupó el último pleno del año, en el que el PP, al igual que en la aprobación inicial, se volvió a quedar solo a la hora de ratificar de forma definitiva el presupuesto municipal y las tasas y ordenanzas fiscales para 2014.
Con un tono más calmado de lo habitual, los tres grupos de la oposición pusieron de manifiesto su rechazo al reparto de fondos previsto por los conservadores para el próximo ejercicio, que se elevan a 244,3 millones, de los que, según la teniente de alcalde de Hacienda, Rosa Gallego, 105 millones se irán para obras en barrios y 70 para “blindar el gasto social”.
La portavoz del PSOE, Mar Barcón, reprochó la caída de un 8% de la inversión real, y recurrió al gasto en fiestas del PP –648 euros a la hora según la socialista– para criticar la política de los conservadores. Barcón se mostró molesta por el rechazo a los planes propuestos por su grupo en las alegaciones a los presupuestos –ni las del PSOE, ni las del BNG, EU y un particular fueron aceptadas por el gobierno municipal, calificadas por Gallego como “trabas políticas”– para tratar de paliar, según la socialista, los efectos de la crisis, en una ciudad en la que “el 10% de los vecinos estén por debajo del umbral de la pobreza”. “A finales de 2014 se habrán gastado 917 millones y todos los datos nos dicen que la ciudad está peor gestionada que antes”, manifestó.
En el BNG, su portavoz municipal, Xosé Manuel Carril, se refirió a la “exclusión” de los barrios que, en su opinión, provocarán los presupuestos del PP para 2014, en los que, sostiene, priman las inversiones en el centro. “Esta  visión elitista está creando unha periferia”, alertó el nacionalista, que hizo especial alusión al gasto en los dos túneles que se están construyendo en la zona de La Marina. “A este paso case se poderá ir descalzo polo Parrote e en canoa polos barrios”, ironizó el edil de la oposición.
Por su parte, en EU, su portavoz, César Santiso, cree que las cuentas para 2014 “afundirán a cidade no declive económico” y se “desperdiciarán” en un año 244 millones para tratar de invertir en la generación de empleo y la recuperación de la ciudad.
“Es una goleada por escándalo; no hay forma de comprar las dos etapas”, respondió el portavoz municipal, Julio Flores, a las críticas de los tres grupos de la oposición. El primer teniente de alcalde defendió la presencia de los concejales del PP en los barrios –“no como el BNG que se dio un paseíllo a última hora con sus afiliados”–, el gasto en servicios sociales o los fondos para inversiones, al tiempo que acusó a los tres grupos de “querer robar en el Parlamento de Galicia” lo que le “corresponde a la ciudad”.
En el caso de las ordenanzas fiscales y precios públicos para 2014, el popular defendió la “congelación de los impuestos” por tercer año consecutivo, pese a que en la oposición insisten en que los ciudadanos tendrán que pagar por servicios por los que antes no se pagaba. Barcón acusó a Negreira de subir las tasas “40 veces en dos años”, y de ser “el Rajoy” de A Coruña.

El PP aprueba de nuevo en solitario el presupuesto y los impuestos de 2014