El Ayuntamiento analiza el coste y quién deberá pagar los fallos en la depuradora

La depuradora de Bens / foto de archivo
|

El Ayuntamiento analiza los problemas en la depuradora que salieron a la luz tras la reunión del primer consejo de administración de la sociedad Edar de Bens, encargada de la gestión de la planta y en la que tienen representación, además de A Coruña, los municipios de Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros.
El alcalde, Carlos Negreira, defiende que no se trata de “deficiencias”, sino de “ajustes” en la puesta en marcha de las instalaciones –en funcionamiento desde principios de año–, y añade que el gobierno local está pendiente de recibir el informe de los técnicos para “determinar quién debe asumir los gastos de dichos ajustes”, en caso de que sean necesarios.
El primer edil asegura que se trata de un asunto “absolutamente menor”, y “normal” en una planta “de estas características”. Entre los problemas que se trataron en la reunión del consejo de administración, que tuvo lugar a mediados de mes, se encuentra la existencia de un único transformador en las instalaciones –los técnicos recomiendan dos para que no haya problemas con el suministro en caso de averías– o la existencia de fallos en la junta del emisario submarino.

tarifas
En el Ayuntamiento consideran que se están dando los pasos para la puesta en marcha en común, entre los cinco municipios del área, de una infraestructura en la que se invirtieron más de cien millones de euros, la mayor parte de ellos financiados a través de fondos europeos.
Fue este año cuando los cinco ayuntamientos implicados firmaron su integración en la sociedad que desde noviembre se encarga de la explotación de la depuradora, después de que cada uno de los municipios aprobase en sus respectivos plenos una nueva ordenanza de vertidos.
En A Coruña, los vecinos ya pagan por este servicio desde la factura del agua de marzo de este año. La tarifa es de 28 céntimos por metro cúbico de agua consumido, aunque en el gobierno local no descartan que el precio se rebaje una vez se ajuste el funcionamiento de la planta. “Nuestra ambición es que la depuración de aguas en A Coruña sea la más económica de Galicia”, manifestó el primer edil, que recuerda que ahora se está tratando el doble de agua de la que se debería.

El Ayuntamiento analiza el coste y quién deberá pagar los fallos en la depuradora