Damm asegura que su oferta para reflotar Pescanova es negociable

04 marzo 2013 página 19 / 04 abril 2013 página 34 / 07 abril 2013 página 52 / 09 mayo 2013 página 32 / 18 mayo 2013 página 34 / 29 mayo 2013 página 34 / 01 junio 2013 págian 43 / 06 junio 2013 págian

La cervecera Damm aseguró que su propuesta por Pescanova tiene elementos negociables que ya está analizando la banca, según indicaron a Efe fuentes de la compañía.
La propuesta del grupo que conforman los ya accionistas de Pescanova Damm y Luxempart junto con los fondos de inversión KKR y Ergon Capital se centra en una inyección de capital de 250 millones de euros y en una quita en torno al 85%, los puntos clave que pueden ser objeto de negociación.
Las mismas fuentes explicaron que la propuesta de Damm combina “un grupo potente que no es oportunista, sino que busca garantizar la continuidad del negocio y que está formado por una empresa industrial y tres fondos, que no lo tiene ninguna otra propuesta”.
Precisaron que, además, es un grupo que “ya conoce la compañía y que garantiza la continuidad de Pescanova como empresa industrial tal y como está ahora”. El antiguo “steering committe” (el Sabadell, el Popular, Bankia, Novagalicia, Caixabank, el Santander y el BBVA) y algunas entidades financieras extranjeras se reunieron el martes con los asesores legales Brown Rudnick, quienes les detallaron una segunda propuesta por Pescanova.
En este sentido, la banca acreedora recibirá de manos de KPMG un informe comparativo de las dos ofertas.
Fuentes cercanas a la compañía indicaron que Pescanova tendría que tener una solución este mismo mes de enero.
Las siete grandes entidades acreedoras que conforman el steering committee suman casi 1.000 millones de euros en concepto de pasivo, una cantidad que no llega al 50 por ciento de la deuda.
Hace unos días, el presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, aseguró que la multinacional gallega está en el buen camino para salvarse y señaló que, aunque no será un trabajo fácil, “sino todo lo contrario”, volverá a ser viable.
Urgoiti incidió en que la liquidación de Pescanova sería un desastre al conllevar pérdida de empleos, disgregación de la compañía o venta de activos. Asimismo, alabó la “postura positiva” de la banca acreedora y su “mérito extraordinario” al tener que asumir una quita posiblemente superior al 75%, algo “muy complicado de digerir”.
Urgoiti destacó también que se está informando “con total transparencia” a los accionistas minoritarios, porque el deseo es que Pescanova sea “una unidad que rema en función de su desarrollo”. Además, dejó abierta la posibilidad a algún “ajuste” de plantilla a largo plazo, si bien recalcó que no será “traumática”.

Damm asegura que su oferta para reflotar Pescanova es negociable

Te puede interesar