La defensa solicitará la libre absolución del acusado por el doble crimen de Fonteculler

29 julio 2009 página 07 / 08 septiembre 2009 página 6 / 10 octubre 2009 página 07 a coruña.- el supuesto asesino del crimen de fonteculler niega que las armas que poseía fueran para delinquir fotografía vertical d
|

Los mató, sí, pero para proteger su vida y la de su familia. Bajo este argumento, la defensa de José Ramón Blanco Vila –conocido como Coque–, el acusado del asesinado de los dos hombres que aparecieron descuartizados en la fosa séptica de una casa de Fonteculler hace tres años, pedirá la libre absolución del principal implicado en aquel doble crimen, que se destapó con la aparición de los cuerpos pero que se había perpetrado cinco meses antes en Cerdelo, en Aranga, donde el supuesto asesino vivía con su mujer embarazada y su hijo pequeño.

Los dos fallecidos, un traficante y un toxicómano residentes en Muros, murieon al recibir sendos disparos en la cabeza a corta distancia, si bien sus cadáveres presentaban además numerosas heridas por arma blanca, amén de los cortes y fracturas derivados de las mutilaciones a los que fueron sometidos. Según afirma el letrado que representa a Blanco Vila, Manuel Ferreiro, el ataque que acabó con sus vidas se cometió en legítima defensa, y esa es la línea que seguirá desde el próximo día 30 y durante la primera quincena de mayo ante un tribunal de la Audiencia Provincial, donde declararán el supuesto autor del crimen y otros seis acusados, implicados en los descuartizamientos.

 

Deuda > Tal como acepta la Fiscalía en su escrito de acusación, los dos hombres habían viajado desde Muros hasta Aranga para cobrar una compra de hachís que les había hecho Coque. Durante toda aquella tarde, llamaron hasta una treintena de veces al teléfono de Blanco Vila, haciéndole saber que se dirigían a su domicilio para saldar aquella deuda, algo menos de mil euros.

Esas insistentes llamadas, así como la fama violenta de uno de los traficantes y el hecho de que en la casa de Aranga estuvieran también la esposa de Coque, en avanzado estado de gestación, y su hijo de corta edad, son los motivos que llevan al letrado de la defensa a argumentar que el principal acusado temió por su vida.

Aunque ningún testigo lo ha acreditado, puesto que los tres hombres estuvieron a solas en la cocina, la defensa sostiene que los dos muradanos iban armados, y habían decidido asaltar la vivienda, y no solo recuperar la deuda por el hachís. En este sentido recuerda que la casa ya había sido objeto de un atraco unos meses antes, lo que podría respaldar la tesis de que el autor de los disparos actuó por miedo.

En la versión que ofrece el Ministerio Público, el acusado planificó las muertes de sus visitantes al saber que intentarían “que la deuda fuese pagada” aquella noche de noviembre de 2008. Aquí es donde se separa la versión de la defensa, que niega que hubiese una planificación y descarta también el ensañamiento y la alevosía de la que habla el escrito de acusación. Por contra, esta parte sostiene que los cortes que presentaban los dos cuerpos pudieron deberse a un enfrentamiento directo con Blanco Vila y en este sentido plantea, para el caso de que el tribunal no estime la legítima defensa, que se califiquen las muertes como homicidios y no asesinatos, y que se rechacen las circunstancias agravantes que plantea el Ministerio Fiscal.

 

La defensa solicitará la libre absolución del acusado por el doble crimen de Fonteculler