El Liceo supera una dura prueba al vencer al Reus en el palacio de Riazor

Sergi Miras fue uno de los destacados en el cuadro herculino, después de conseguir el 2-0, que daba más tranquilidad a los anfitriones | patricia g. fraga
|

Importantísima victoria del Liceo en su partido de ayer ante un rival directo, el Reus. Y no solo por mantener el pleno de triunfos en Riazor, sino también por situarse con seis puntos de ventaja sobre el equipo rojinegro. Y, como era de esperar, el Barcelona superó al Alcoy (6-1) y recupera, gracias a la diferencia de goles, la primera posición, si bien sigue empatado con el Liceo, ahora segundo.
Partido de mucho ritmo y mucha lucha entre dos de los grandes del mundo. El Liceo dominó, pero ya desde los primeros minutos tuvo un problema, la acumulación de faltas. El tanto de Dava Torres mediado el primer tiempo dio algo más de tranquilidad a los herculinos. Sin embargo, al descanso se situaban con nueve faltas, por solo cuatro de los tarraconenses.
De ahí que, a los pocos minutos de la reanudación, el Reus dispuso de una falta directa. Todo un especialista como Raúl Marín lanzó, pero falló. Minutos después, penalti a favor del Liceo y, aunque Sergi Miras falló el lanzamiento, en el posterior rechace colocó el 2-0 en el marcador.
La amenaza de las faltas continuaba, pero el Reus llegó a la décima antes que su rival a la decimoquinta. Y Dava Torres no falló la directa. Pero, tras el 3-0, poco tardó Marín en anotar el 3-1. Había que seguir trabajando. El Reus apretó al final, con Raúl Marín poniendo el 3-2 en una falta directa posterior a una tarjeta azul a Miras. Pero el marcador de Riazor ya no se movería. l

El Liceo supera una dura prueba al vencer al Reus en el palacio de Riazor