Bergondo insiste a Fomento en la idea de convertir la N-VI en avenida urbana

|

Insuficiente para la N-VI. Ni a los vecinos y a los responsables municipales les convence la respuesta del Ministerio de Fomento cuando se cumple un mes el inicio de las movilizaciones para demandar medidas de seguridad en la carretera a su paso por el centro de Guísamo. 
En este sentido, el Ayuntamiento de Bergondo espera que la instalación de bandas rugosas en los dos pasos de peatones  existentes en el núcleo sea solo la primera de las medidas previstas, y así se lo transmitió la alcaldesa, Alejandra Pérez, a la Demarcación de Carreteras del Estado a las pocas horas de su instalación en Guísamo.
La regidora considera que la colocación de las bandas rugosas es “insuficiente” para reducir el riesgo de accidentes en los pasos de cebra y ve “imprescindible” que Fomento emprenda la reforma integral de la N-VI para convertir una carretera nacional en una avenida urbana, de acuerdo con la gran cantidad de viviendas y comercios que aglutina desde Santa María de Guísamo hasta Cortiñán.
En cuanto al paso de peatones donde se produjo el mes pasado un atropello y que desató la campaña de protestas vecinales, el Gobierno de Pérez pidió, como los propios residentes, que se considere la instalación de un semáforo “para garantizar el paso seguro de los vecinos”, indicó el Ayuntamiento de Bergondo.
Según la mandataria, los responsables de la Demarcación de Carreteras informaron a la primera edil que los trabajos emprendidos el jueves a  primera hora de la noche se completarán con la instalación de luces LED que mejoren la visibilidad de este paso de Guísamo.
En cualquier caso, también le adelantaron que se están llevando a cabo una serie de tareas con la empresa adjudicataria para la redacción del proyecto de construcción de una rotonda en el cruce de la N-VI con la carretera de Ferrol, otra de las demandas para aumentar la seguridad.

Bergondo insiste a Fomento en la idea de convertir la N-VI en avenida urbana