El acusado de matar a sus tíos y primos en Pioz pide perdón y dice que no eligió “funcionar” así

GRAF3729. GUADALAJARA, 24/10/2018.- El juicio por el crimen de Pioz ha dado comienzo en la Audiencia Provincial de Guadalajara con la constitución del jurado popular que juzgará a Patrick Nogueira, el asesino confeso de sus tíos y sus
|


Ante un jurado popular, formado por siete hombres y dos mujeres, en el juicio que se celebra desde ayer en la Audiencia Provincial de Guadalajara, Nogueira, de nacionalidad brasileña, solo quiso responder a las preguntas de su abogada, Bárbara Royo, y aseguró que le hubiera gustado evitarlo si hubiera podido.

Esposado, con una camisa azul, pantalón beige, gafas y muy cambiado respecto a las imágenes que se conocen de él, Nogueira, de 21 años, reconoció que su infancia no fue buena, con burlas y acoso por parte de sus compañeros de colegio, y dijo que desde muy pronto empezó a beber, hasta el punto de considerarse un adicto a la bebida.

“No puedo cambiar las cosas y no elegí funcionar de la forma en que lo hice”, fue su alegato en el inicio de su declaración y se defendió al asegurar que gracias al alcohol, veía “sombras” y distorsionaba la realidad. Nogueira señaló, a preguntas de su abogada, que se sintió como cuando agredió a su profesor (en 2013), “que se acumulaba todo como una bola de nieve que iba a explotar por un sitio o por otro” y manifestó que “sentía mucha rabia” que le desequilibró, produjo ansiedad y le quitaba el sueño, por lo que consume alcohol.


Señaló que si bien la relación con su tío era buena cuando llegó a España, a quien ayudó con la manutención y gastos de la familia, posteriormente empeoró cuando su tío le quitó dinero e incluso llegó a amenazarlo con denunciarle ante extranjería y hasta tuvo que asumir deudas de él en el piso que compartían. “Sabía lo que quería hacer, pero no cómo debía pasar”, señaló en relación a los asesinatos, y aseguró que le gustaría controlarse, porque es el motivo “de que haya tirado todo a la basura”.

En este punto, manifestó que aceptaría tomar algún tratamiento o fármaco para poder controlarse. Por su parte, la fiscal jefe de la Audiencia de Guadalajara, Rocío Rojo, calificó al supuesto asesino de “calculador” y dejó claro que actuó fríamente y con predeterminación.

“De arrebato, ninguno”, dijo, y señaló que se preparó para cometer los crímenes que planificó de forma “fría, calculada y premeditada” y que también intentó ocultar los cuerpos además de no colaborar nunca.

Estas mismas posturas defendieron dos de las acusaciones particulares, las de Marcos y Janaina, los dos tíos asesinados, respectivamente, a la que se suma la acusación particular ejercida por el propietario del chalé alquilado. La fiscal señaló que el acusado tiene una “amnesia parcial” al no recordar precisamente los momentos exactos en los que atacó a sus víctimas, por la espalda y sin que pudieran defenderse.
 

Vejación
Además, tanto el Ministerio Fiscal como los abogados de la acusación destacaron lo “terrible” de aquellos mensajes enviados a su amigo, en el que además insultaba y vejaba a las víctimas.
Rocío Rojo reparó además en las fotografías enviadas vía mensajería instantánea: “Qué risa, los niños no corren cuando les voy a matar, se agarran entre sí cuando les voy a matar”, dijo Nogueira a un amigo de Brasil poco después de cometer los crímenes. “Es prácticamente imposible incluir más agravantes porque todos están presentes en todos los hechos”, agregó Alberto Martín, el abogado que representa al hermano del fallecido, y señaló además que “es el crimen más horrible y espeluznante” que conoció.

Por su parte, la defensa del acusado afirmó que su defendido tiene un daño cerebral que predeterminó su conducta y se dirigió al jurado popular que le juzga para decirle que su cliente “no es como ustedes, tiene un daño cerebral, una anomalía que le merma sus facultades”. Quiso dejar claro que su intención no es “hacer pasar” al acusado por “loco”, sino demostrar con los informes que los psiquiatras elaboraron que este sufre un problema cerebral y debe ser condenado acorde a ello, que debe ser considerado como atenuante, al igual que debe tenerse en cuenta que se entregara voluntariamente y confesara, añadió.

Tanto Ministerio Fiscal como acusaciones particulares solicitan prisión permanente revisable, mientras que la defensa pide siete años y seis meses por cada uno de los asesinatos de los dos niños y cinco años por los homicidios de sus tíos.

El acusado de matar a sus tíos y primos en Pioz pide perdón y dice que no eligió “funcionar” así