La planta de compostaje de Sogama se inaugurará con residuos de Arteixo

Sogama construyó una planta de compostaje en el complejo de Cerceda | aec
|

La nueva planta de compostaje que Sogama construyó en el complejo de Cerceda será inaugurada con residuos procedentes del municipio de Arteixo.
El Gobierno local, que preside Carlos Calvelo, se adhiere hoy al convenio marco que ya tienen casi trescientos municipios gallegos con la empresa pública, encargada del tratamiento de basuras, con la particularidad de que será el primero en llevar material orgánico a la instalación.
El acuerdo entre las dos entidades será por un período de un año y será preciso aprobar en  una posterior sesión plenaria la ampliación del convenio por cuatro más.
Según fuentes municipales, mientras el material orgánico sirve para fabricar compost destinado a labores agrícolas, otra planta de Sogama tratará la denominada fracción resto, que engloba las materias que no han sido separado en los domicilios.
Servicio de camiones 
El Ayuntamiento también anuncia que el servicio de camiones de recogida de residuos municipal entrará hoy en servicio a partir de la medianoche, mientras que continúa el proceso de sustitución de contenedores.
Ayer, martes, finalizó el cambio de recipientes en los núcleos de Pastoriza y Meicende. Hoy y mañana, jueves, día 2, se llevará cabo en las calles del casco urbano de la capital municipal.
Los contenedores se instalan de cinco en cinco en isletas destinadas a reforzar el reciclaje de las principales fracciones de residuos: restos orgánicos, vidrio, papel-cartón, envases ligeros y la dedicada a aquellos vecinos que no hayan podido separar sus residuos domésticos.
Características 
La planta de compostaje de Sogama, que inaugurará Arteixo, cuenta con una capacidad para procesar 15.000 toneladas anuales de materia orgánica procedente de municipios limítrofes. Las previsiones son que se produzcan entre 3.000 y 4.000 toneladas de compost de buena calidad.
El proceso comienza cuando los materiales procedentes de los contenedores de fracción orgánica llegan a la planta. Allí se separan de manera mecánica los elementos susceptibles de ser reciclados y se introduce la materia en pilas cerradas a las que se les inyecta aire durante un período de entre seis y ocho semanas.
Transcurrido ese tiempo, el material se traslada a otras pilas con volteo y agitación de aire, que dura entre seis y diez semanas, dependiendo de factores como la humedad y la temperatura.
El circuito concluye con la retirada de elementos impropios y la consecución de compost de niveles primario y óptimo. l

La planta de compostaje de Sogama se inaugurará con residuos de Arteixo