Hallan en un río belga el cadáver de un joven vasco desaparecido en 2013

|

Un cadáver encontrado en el río Escalda de la ciudad belga de Amberes el pasado día 11 de febrero corresponde al del joven vasco Hodei Egiluz, que desaparació hace más de dos años en dicha capital.
Así lo confirmaron las pruebas de ADN realizadas al cuerpo hallado la semana pasada en un muelle del río Escalda que señalan que el cadáver “se corresponde con el del desaparecido Hodei Egiluz”, según indicaron fuentes de la Fiscalía.
El joven, ingeniero informático, y vecino de la localidad vizcaína de Galdakao, desapareció la madrugada del 19 de octubre de 2013 en Amberes, cuando tenía 23 años, tras haber estado cenando con unos amigos.
Eran sobre las dos de la madrugada del sábado, cuando Hodei se dirigió al piso compartido donde vivía con otros jóvenes. Un amigo se despidió de él en un cruce de calles próximo a la Estación Central y desde entonces no se volvió a saber de él.
El joven no acudió a la comida a la que habían quedado al día siguiente, y, tras no saber de su paradero durante todo el fin de semana, sus amigos acudieron a la Comisaría Central de Amberes, y se inició una intensa búsqueda que no dio resultados.

viaje
La familia de Hodei se trasladó esta semana a Bélgica, acompañada de la delegada del Gobierno vasco para la UE, Marta Marín; el alcalde de Galdakao, Ibon Uribe, y un ertzaina que se encargó de investigar el caso, para estar presente en el análisis del ADN del cuerpo sin vida localizado en el río.
Los datos que se iban conociendo a lo largo de estos días parecían confirmar que el cadáver era el de Hodei Egiluz, ya que la ropa que tenía puesta coincidía con la que llevaba el joven vizcaíno cuando desapareció, entre otras cosas. Pero ahora las pruebas de ADN lo han confirmado.
Fuentes de la Fiscalía han destacado que “las investigaciones sobre las circunstancias precisas en las que Hodei falleció están siendo realizadas bajo la dirección de instrucción”.
Las mismas fuentes han advertido de que no ofrecerán más detalles sobre el caso para no entorpecer la investigación que sigue en marcha.
Los investigadores de la Policía Nacional que han colaborado desde hace más de dos años con las autoridades belgas en la búsqueda de Hodei Egiluz confían en que los detalles de la autopsia del cadáver del chico puedan arrojar luz sobre lo que sucedió la noche que desapareció.

información
“No había por donde seguir y lo que más información nos puede aportar es la autopsia”, comenta una de las personas implicadas en el caso. “Desde que apareció el cadáver, llevamos toda la semana pendientes”, relata en alusión al hallazgo.
“Hay que tener paciencia y seguir investigando”, se resignan, confiados en los resultados de la autopsia: “se hacen muchas pruebas y hay que esperar resultados, unas tardan más y otras menos”.

Hallan en un río belga el cadáver de un joven vasco desaparecido en 2013