El perito dice que la catástrofe del Prestige comenzó en China por mala reparación

Imagen de archivo del hundimiento del Prestige. EFE/Archivo
|

El ingeniero naval Charles Cushing, autor de un informe que aportó la Abogacía del Estado en el pleito por el accidente del "Prestige" que se celebró en Estados Unidos, ha afirmado hoy que la "catástrofe" de este petrolero comenzó en 2001 en China como consecuencia de la mala reparación del buque.

Cushing ha presentado esta mañana el mismo informe ante el tribunal de la Audiencia Provincial de A Coruña que juzga los daños medioambientales causados por el accidente del "Prestige" frente a las costas gallegas en 2002.

Este experto ha recordado que el "Prestige" fue sometido en 2001 en unos astilleros chinos a una reparación que resultó "defectuosa" y no ha dudado en afirmar que el buque "salió en condiciones más débiles que cuando llegó".

Además, se ha referido a una serie de supuestas irregularidades cometidas durante la reparación para la sustitución de unas piezas, y ha advertido de que la corrosión de la chapa "era excesiva más allá de lo aceptable".

Cushing ha asegurado que el motivo del accidente que provocó que el "Prestige" quedase a la deriva a partir de las 15:00 horas del 13 de noviembre 2002 y sufriese una fuerte escora se debió a la rotura de un mamparo que dividía la carga, y ha responsabilizado al capitán del buque de la falta de mantenimiento.

"El accidente se debió a la pérdida de fuerza del buque por el colapso en el mamparo central", ha apostillado.

El juicio del "Prestige" lleva varias semanas analizando las pruebas periciales encargadas por las distintas partes personadas en la causa.

El Ministerio Fiscal reclama por la 'marea negra' provocada por el hundimiento del 'Prestige' indemnizaciones por los daños causados que suman 4.442 millones de euros.

Están acusados en este proceso el capitán del barco, el griego Apostolos Mangouras, de 76 años, para el que se piden 12 años de prisión por atentado contra el medio ambiente, daños y desobediencia, los mismos delitos que se les imputan a otros dos miembros de la tripulación, Ireneo Maloto, primer oficial, de nacionalidad filipina y que actualmente se encuentra en paradero desconocido, y Nikolaos Argyropoulos, jefe de máquinas.

Si en algún momento Maloto fuese localizado, sería juzgado de manera independiente al resto de los imputados.

En el banquillo de los acusados también se sienta José Luis López-Sors, exdirector general de la Marina Mercante cuando Francisco Álvarez-Cascos dirigía el Ministerio de Fomento, que está acusado de imprudencia grave por el rumbo errático que siguió la nave durante seis días y que extendió el vertido de fuel desde Galicia hasta las costas francesas.

El perito dice que la catástrofe del Prestige comenzó en China por mala reparación