Un juez anuló la deportación del imán de Ripoll a causa de su “arraigo” en España

|

El titular del Juzgado de lo Contencioso–Administrativo número 2 de Castellón revocó en 2015 una orden de extradición del imán de Ripoll (Girona), Abdelbaki Es Satty, condenado en Ceuta por tráfico de drogas, por su “evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse en España”.
Según el fallo, de marzo de 2015 la condena estaba relacionada con un hecho delictivo aislado y cometido un lustro atrás y el juez aplica la jurisprudencia europea, según la cual para expulsar a un extranjero residente de larga duración condenado a más de un año de prisión debe existir una “amenaza real y suficientemente grave para el orden público o la seguridad pública”.

Pieza clave del ataque
Abdelbaki Es Satty, considerado clave en la creación de la célula terrorista responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils, murió en la explosión del chalé de Alcanar donde supuestamente el grupo estuvo preparando durante meses los ataques.
Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) han explicado que en el citado expediente judicial no hay ninguna información relativa a los vínculos del imán de Ripoll con el terrorismo islámico y que sobre este tampoco constaba ninguna otra condena.
El citado Juzgado castellonense anuló entonces la orden de expulsión emitida por la Subdelegación del Gobierno contra Es Satty, tras haber cumplido en la prisión de Castellón una condena de cuatro años por tráfico de drogas dictada por un juzgado de Ceuta.


Sin recurso
La Abogacía del Estado, en representación de la Subdelegación del Gobierno, no recurrió la decisión judicial y el juzgado castellonense estimó así el recurso interpuesto por Es Satty.
El imán fue sometido a un seguimiento durante su estancia en la cárcel –hasta 2012– tras el que se concluyó que no estaba radicalizado en ese momento.
Así lo aseguraron fuentes de la lucha antiterrorista, que precisaron que, como otros tantos presos, Es Satty tuvo un seguimiento dado su perfil para comprobar si en él había algún indicio de radicalización.
Pero en ningún momento se llegó a observar síntoma alguno, por lo que, según las fuentes, no se le abrió ninguna investigación al respecto tras su salida de prisión ni las fuerzas de seguridad del Estado le hicieron ningún seguimiento, como tampoco lo hacen a los presos que quedan en libertad tras cumplir condena si no hay indicios que lo justifiquen.
Mientras, las autoridades marroquíes impusieron el silencio en la aldea de Tinghaya, lugar donde nació el religioso. El único acceso a Tinghaya, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Chauen, está cerrado por un puesto de la Gendarmería Marroquí que tiene “instrucciones” de no dejar pasar a los periodistas.
Hasta ahora la familia del imán -concretamente la madre y el hermano de Essaty, únicos allegados que quedan en la aldea- se negaron a hablar con los pocos periodistas que aparecieron en el pueblo, y ya ayer las autoridades impusieron el silencio.
La prohibición de hablar se generalizó a toda la comarca, con Bab Taza a la cabeza, población de unos 30.000 habitantes donde nadie quiere hacer comentarios. “La gente no se acuerda mucho de Essaty por aquí, se fue de Tinghaya hace nueve años, sé que volvió últimamente”, comentó desde Bab Taza un vecino de la aldea de Tinghaya, antes de callar conminado por una agente local.

La Comisión Islámica prepara un censo de imanes para que acrediten su formación

La Comisión Islámica de España (CIE) está elaborando un censo de mezquitas e imanes para conocer si estos son contratados o voluntarios y si trabajan a tiempo completo o parcial, todo ello con el fin de que acrediten su formación y su capacidad para ejercer como tales.
Además, la Comisión Islámica pidió la cooperación de funcionarios y cargos policiales para disponer de “información relevante” sobre el personal que pudiera prestar servicios en comunidades religiosas y templos. En un comunicado, el presidente de la CIE, Riay Tatary, explicó que una vez que los imanes acrediten su formación y capacidad podrán obtener la verificación y conformidad de la Comisión.
También recordó que de forma periódica se realizan en España cursos de formación para imanes, y en la actualidad la Comisión está preparando el curso formativo.
Aseguró que el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica establece que a los efectos legales son imanes “las personas físicas dedicadas, con carácter estable, a la dirección de la oración, formación y asistencia religiosa islámica”. l

Un juez anuló la deportación del imán de Ripoll a causa de su “arraigo” en España