A Coruña es la ciudad gallega con los impuestos más altos al ladrillo

Pescadería es la parte de la zona Pepri con más edificios ruinosos | patricia g. fraga
|

Entre las modificaciones a las ordenanzas fiscales que entrarán en vigor el próximo año, el Gobierno local incluye una rebaja de 50% en el ICIO, (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras) pero solo en los edificios de Pepri (Ciudad Vieja y Pescadería). El concejal de Hacienda, José Manuel Lage, expresó durante el pasado pleno la falta de complejos del Gobierno local a la hora de apoyar la construcción, pero desde la Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios (Aproinco) no parece impresionados: señalan que A Coruña es la ciudad gallega en la que más impuestos paga la construcción, y que el más gravoso es precisamente el ICIO.

En un supuesto de un edificio de 40 viviendas, de cien metros cuadrados cada una, en A Coruña un promotor abonaría 167.000 euros al Ayuntamiento (entre  ICIO, tasa de por tramitación de expedientes de naturaleza urbanística, y licencia de primera ocupación). Es un precio muy alto comparándolo con el municipio más económico, que se encuentra justo al otro lado del puente de A Pasaxe: en Oleiros, los impuestos por un edificio de las mismas características son de 84.148 euros. En Santiago serían 137.000, en Ourense, 126.000, en Vigo, 111.000.

 

Alcance muy limitado

Aunque el ICIO supone la mayor parte de ese coste (son 100.000 euros en el caso de A Coruña) la disminución que entrará en vigor el año que viene no es suficiente para convertir la ciudad en un lugar atractivo para la inversión. Juan José Yáñez secretario general de Aproinco, señala que dicho descuento se aplica solo a la zona Pepri, así que “es muy limitado en su alcance”. Aún así, desde Aproinco lo consideran un paso en la buena dirección.

“Lo que ocurre es que la gente no sabe que el 25% del coste de una casa se debe a los impuestos. No solo a los municipales, también están los autonómicos y los de Estado”, señala Yáñez. Además del ICIO, es necesario abonar otras tasas, como la de grúas o la de vados, para poder levantar un edificio.

Por otro lado, el secretario general de Aproinco no cree que la medida baste para estimular al construcción ni siquiera en la zona Pepri, porque el problema principal es la inseguridad jurídica derivada de la falta de homologación del Pepri (de 2013) a la ley de rehabilitación gallega que se aprobó el año pasado.

A Coruña es la ciudad gallega con los impuestos más altos al ladrillo