Los grupos dudan del plan del PP para frenar el acoso en internet

Alicia Sánchez-Camacho, durante una intervención en el Congreso | MARISCAL (EFE)
|

Los grupos parlamentarios se mostraron divididos ante la iniciativa del PP para estudiar medidas con las que luchar contra el acoso anónimo en las redes sociales, aunque consideran que “no se debe legislar en caliente” sobre una cuestión que creen que ya persigue y castiga nuestro ordenamiento jurídico.
El PP anunció ayer que impulsará un diálogo con los demás grupos para estudiar este asunto tras la denuncia presentada por la diputada Alicia Sánchez-Camacho contra un usuario de Twitter que le deseó en un mensaje que la encontrara La Manada, en alusión al grupo de jóvenes acusados de una violación en Pamplona.

“Tener identidad clara”
Los populares quieren analizar con el resto de fuerzas políticas si lo que recoge el ordenamiento actual es suficiente para combatir las amenazas, insultos y otras manifestaciones, especialmente en lo referentes a las cuentas anónimas en las redes que, según ellos, deberían tener una “identidad clara” detrás, para perseguir a los responsables de cualquier tipo de comportamiento delictivo.
Y si bien todos los grupos condenan rotundamente y sin paliativos el acoso y los insultos en las redes, especialmente cuando se trata de ataques sexistas como el protagonizado contra Sánchez-Camacho, no se puede decir lo mismo a la hora de abordar legalmente esta cuestión que se cuela en la frontera entre seguridad y libertad de expresión.
Ciudadanos sí recogió el guante de los populares porque entienden que hay comentarios que “no se pueden admitir”.
“Hay que guardar un equilibrio entre seguridad y libertad de expresión”, subraya el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien añade que, aunque se pueden estudiar nuevas medidas para evitar el acoso y los insultos en las redes, lo que también hay que hacer es aplicar las leyes que ya existen.
Del mismo lado se sitúa el PDeCAT quien a través de Jordi Xuclá considera “bueno” que se abra un debate para evitar difamaciones y calumnias en las redes sociales.
Con más prudencia se manifiestan los socialistas, que consideran que “legislar en caliente nunca ha traído buenos textos normativos”, sobre todo cuando “se habla de afectar derechos fundamentales como puede ser la libertad de expresión” y abogan por “un análisis sereno” para mejorar la legislación.

Los grupos dudan del plan del PP para frenar el acoso en internet